El balón intragástrico es un balón de silicona que se coloca dentro del estómago, ocupando una parte importante de su capacidad, provocando así una sensación de saciedad muy rápida, mientras se come, consiguiendo el objetivo de facilitar el adelgazamiento al reducir los alimentos que se ingieren. 

El tratamiento de balón intragástrico está recomendado en personas con sobrepeso de 20-25 kilos, que tienen grandes dificultades para bajarlo por otros métodos, y para las que una operación quirúrgica puede suponer un riesgo. Su Índice de Masa Corporal oscilará entre 30 y 40.

No es una intervención quirúrgica, ya que el mismo se coloca mediante endoscopia, con sedación, a través de la boca, durando entre 15-20 minutos. Se trata de un procedimiento temporal, que debe ser retirado a los seis meses, por el mismo método que fue introducido. Inicialmente puede provocar vómitos y náuseas en el paciente, que se irán pasando con el tiempo.

Con el balón intragástrico se pueden perder entre 15-20 kg de peso, siempre que se observe una dieta. Una vez extraído, el peso no se recuperará si se han adquirido hábitos alimenticios saludables.

Preguntas sobre balón intragástrico

Añadir pregunta
Publicidad
Publicidad