Cirrosis

Dirección no encontrada
Ej: Dirección de tu casa o trabajo

Dirección no encontrada

     

Preguntas sobre cirrosis

Añadir pregunta

¿Qué es cirrosis?

La cirrosis es una patología que afecta al hígado, de manera crónica y no reversible, caracterízándose porque el mismo se inflama, apareciendo nódulos en sus células y fibrosis, haciendo que se altere su funcionamiento y su estructura, al bloquearse también la circulación sanguínea. En fases avanzadas, puede derivar en cáncer de hígado o en insuficiencia hepática. Podríamos definirla como la última etapa de una enfermedad crónica en el hígado

Tipos según sus causas u origen

En función de su origen, podemos hablar de:

  • Cirrosis provocada por la ingesta de alcohol en exceso
  • Cirrosis asociada a hepatitis B o C, que puede dar lugar a fibrosis hepática.

Estas dos son las más comunes. Hay otros tipos menos frecuentes:

  • Cirrosis biliar primaria, provocada por un déficit del sistema inmunológico, que ataca las células que recubren las vías biliares del hígado
  • Cirrosis biliar secundaria, producida al obstruirse las vías biliares
  • Cirrosis por hepatopatía grasa no alcohólica, producida cuando se acumula grasa en el hígado, dando lugar a fibrosis. Puede asociarse a la obesidad

Otro tipo de cirrosis es la que se deriva de enfermedades metabólicas hereditarias del hígado.

Síntomas

Los síntomas suelen aparecer en estados más avanzados de la enfermedad, y entre otros destacan:

  • Vómitos y náuseas
  • Fatiga, cansancio, debilidad
  • Pérdida de peso, acompañada de pérdida de apetito
  • Abdomen hinchado y con dolor
  • Aspecto de arañas de los vasos sanguíneos
  • Etc

Síntomas más graves serían la aparición de hemorragia frecuente, la ascitis, o acumulación de líquido en el abdomen, los edemas, o líquido en las piernas, gastropatía, varices esofágicas, incremente de la presión en la vena porta, o hipertensión portal, ictericia, encefalopatía hepática, aparición de cálculos biliares, diabetes, y en última instancia cáncer de hígado.

Diagnóstico y tratamiento

Lo primero será realizar un historial clínica del paciente, mediante la anamnesis, que no de indicios de cirrosis. Dos factores de alerta serán la obesidad y la adicción al alcohol.

Posteriormente se realizarán diferentes exámenes para ver el funcionamiento del hígado, a partir de una analítica de sangre completa. La misma se complementará con una ecografía del hígado, un TAC, una resonancia magnética, endoscopia y finalmente se puede realizar una biopsia.

No se ha logrado una eliminación total de la enfermedad, pero si pueden paliar los síntomas, así como la evolución de la misma, mediante:

  1. Adopción de un estilo de vida diferente, en el que se reduzca el consumo de alcohol, se pierda peso, se consuma poca sal y se lleve una alimentación equilibrada y saludable. También es importante la vacuna contra la hepatitis B y A
  2. Algunos medicamentos permiten evitar la acumulación de líquidos, como los diuréticos, o aliviar el cansancio o el dolor, o reducir la confusión mental.
  3. Se puede reducir la presión sanguínea, a través de una endoprótesis vascular. 
  4. El trasplante de hígado, puede ser la última opción a la que recurrir si la enfermedad hepática, se encuentra en un estado terminal.

Noticias sobre Cirrosis

Una posible cura para la cirrosis

Una proteína modificada con el objetivo de aumentar la cantidad de tiempo que circula en el torrente de sangre parece conseguir revertir la fibrosis hepática y la cirrosis en ratas, según los resultados de un estudio de la Universidad de John Hopkins, en Maryland, Estados Unidos.

Los investigadores han descubierto que los resultados avanzan en la búsqueda de una posible cura para los muchos pacientes que hay en todo el mundo y que viven en la actualidad con estas enfermedades para las que no hay una cura efectiva. De hecho, hay miles de personas sin un tratamiento eficaz, cuya única solución en muchos casos es el trasplante de hígado, que entraña muchos riesgos y que no es efectivo al 100%.

La fibrosis hepática y su evolución en cirrosis son causadas por el tejido cicatrizal que se forma en el hígado por causa de un abuso crónico del alcohol, las infecciones y algunas enfermedades autoinmunes, que lo van endureciendo progresivamente y se producen en exceso una serie de proteínas. Hasta ahora no hay una cura, pero esto podría cambiar si se continúa con este estudio que ya ha demostrado ser efectivo en ratas de laboratorio.

Publicaciones sobre cirrosis

Añade una publicación

  Cerrar
  Cerrar
  Cerrar
Publicidad

Especialistas en Cirrosis recomendados

Publicidad