Cirugía Mínimamente Invasiva

Cirugía percutánea del pie

La cirugía percutánea del pie se ha revelado como una técnica quirúrgica de gran efectividad para el tratamiento de problemas en los pies que hasta ahora precisaban eliminar las articulaciones, como los espolones calcáreos, así como curar los juanetes, los dedos en garra, callos o, entre otras dolencias, la metalarsagia.

Se trata de una técnica mínimamente invasiva, que solo requiere realizar pequeñas punciones, entre otras ventajas frente a antiguos métodos quirúrgicos, empleados hasta hace poco. Tampoco es necesario recurrir a la anestesia general y se lleva a cabo de manera ambulatoria,

En el caso de la intervención del espolón calcáreo, el paciente podría necesitar inyecciones diarias de heparinas de bajo peso molecular para prevenir la aparición de trombosis en la pierna intervenida durante el tiempo de transición hasta que se vuelve a caminar.

Algunos pacientes ni siquiera precisan analgésicos o antiinflamatorios tras la intervención. Por lo general, dos semanas después de la cirugía se retiran los puntos de sutura y el vendaje, y alrededor de una semana más tarde desaparecen los síntomas de la dolencia. Además de acabar con el dolor, una vez se restablece la actividades, la intervención hace posible volver a caminar correctamente.

Preguntas sobre cirugía mínimamente invasiva

Añadir pregunta

Fotos y vídeos sobre Cirugía Mínimamente Invasiva

Publicidad

Especialistas en Cirugía Mínimamente Invasiva recomendados

Publicidad