Diagnóstico Genético Preimplantacional

Dirección no encontrada
Ej: Dirección de tu casa o trabajo

Dirección no encontrada

     

Preguntas sobre diagnóstico genético preimplantacional

Añadir pregunta

¿Qué es diagnóstico genético preimplantacional?

Diagnóstico Genético Preimplantacional

El Diagnóstico Genético Preimplantacional es una técnica de reproducción asistida, cuyo objetivo es determinar que el embrión, obtenido bien a través de fecundación in vitro, o del método microinyección (ICSI) o IMSI, es sano, normal, no presenta alteraciones cromosómicas o genéticas y por lo tanto es susceptible de ser transferido al útero. 

Se trata de una técnica posible en España gracias a la Ley de Reproducción Humana Asistida, aprobada en 2006, según la cual el DGP está autorizado para “la detección de enfermedades hereditarias graves, de aparición precoz y no susceptibles de tratamiento curativo posnatal con arreglo a los conocimientos científicos actuales, con objeto de llevar a cabo la selección embrionaria de los preembriones no afectos para su transferencia”.

Asímismo, se autoriza para “la detección de otras alteraciones que puedan comprometer la viabilidad del preembrión”. Un control legislativo que, entre otros fines, quiere evitar su uso para decidir el sexo de los hijos o para buscar la perfección genética, buscando una suerte de eugenesia.

Como método para curar a un hijo enfermo, ayudando a curar la enfermedad de su hermano, se requiere una autorización expresa.

En qué consiste el Diagnóstico Genético Preimplantacional y utilidad

El DGP se basa en un estudio del ADN de los embriones humanos, con el fin de asegurar que cumplen determinadas características y, desde un punto de vista práctico, detecta y previene la transmisión de graves enfermedades causadas por alteraciones genéticas.

Además de servir en parejas que tienen un especial riesgo de transmitir una enfermedad genética a su descendencia, sin que por ello tengan problemas de fertilidad, se utiliza en la donación de ovocitos y de semen para la implantación de embriones.

En este caso, se busca evitar la transferencia de embriones con defectos cromosómicos. Es decir, cuando se detectan anomalías en los embriones se descartan y, por lo tanto, no se transfieren.

Pasos de esta técnica

Su realización consiste en la aplicación de un método que se lleva a cabo después de 3 días de cultivo embrionario, cuando el embrión tiene entre 6 y 8 células madre. Opcionalmente, también es posible hacerlo en día 5, cuando el embrión tiene ya dos grupos de células diferenciadas.

Explicado de forma breve, los pasos de esta técnica implican extraer una o dos células del embrión o varias células (dependiendo del día), respectivamente, mediante biopsia embrionaria para obtener la información genética.

Es entonces cuando se comprueba que no haya ninguna mutación genética, descartándose para la transferencia los que muestran una información alterada.

Por lo tanto, aunque no se manipula su dotación genética, supone la manipulación del embrión, por lo que puede afectarle, razón por la que idealmente no se recomienda llevarlo a cabo de forma generalizada.

Utilidad del DGP

Su utilidad es fundamentalmente preventiva. Por lo general, se utiliza en reproducción asistida para detectar anomalías genéticas en los embriones. Gracias a la información que aporta la misma será posible seleccionar los genéticamente normales para transferirlos al útero.

Con un diagnóstico genético preimplantacional, varios embriones creados in vitro se analizaron genéticamente, por lo que se implanta en el útero un embrión no portador de la enfermedad genética. El embarazo puede entonces comenzar, evitando ensayo de torsión de una interrupción del mismo.

Pros y contras del Diagnóstico Genético Preimplantacional

Ventajas del DGP

El hecho de poder elegir los embriones cromosómicamente normales es la enorme ventaja que supone el DGP. No solo por lo que ello supone para la viabilidad del embarazo o para que el niño nazca sano o con discapacidades (DGP y síndrome de Down sería un buen binomio en estos casos) sino también por el dinero, tiempo y coste emocional que supone hacer una transferencia a ciegas.

Al elegir antes los mejores embriones mediante este análisis en dicha transferencia aumentamos las posibilidades de embarazo, reduciendo riesgos, ya que disminuye la probabilidad de aborto espontáneo.

Por otra parte, en caso de que el embarazo prosiga, también evitamos llegar a la amniocentesis con un problema que se hubiera podido prevenir. Se trata de una prueba especialmente recomendable en el caso de edades maduras, pues el riesgo de que los embriones sean anómalos es mucho mayor.

Inconvenientes del DGP

Como inconveniente, hay que saber que el DGP no es infalible, con lo que hay errores de diagnóstico. Además, la prueba resulta agresiva, pues exige la extracción de una célula a un embrión en su tercer día de vida.

A consecuencia de ello, hay embriones que dejan de ser aptos y, en el caso de serlo, tener una carga cromosómica normal y transferirse, luego deben implantarse, con lo que no ofrece ventajas para aumentar los embarazos. En otras palabras, no mejora las tasas de implantación y las tasas de abortos son similares a los casos en los que no se utiliza.

Precios del DGP

Los precios del DGP también son un claro inconveniente, tanto por su coste, que ronda los 3.000 o 4.000 euros, como por el contexto en el que se produce dicho gasto, por lo general dentro de tratamientos de fertilidad generalmente caros. Por último, dado su elevado precio, la seguridad social no lo cubre, salvo en casos específicos.

Fotos y vídeos sobre Diagnóstico Genético Preimplantacional

Publicaciones sobre diagnóstico genético preimplantacional

Añade una publicación

  Cerrar
  Cerrar
  Cerrar
Publicidad

Especialistas en Diagnóstico Genético Preimplantacional recomendados

Publicidad