Odontogeriatría

Dirección no encontrada
Ej: Dirección de tu casa o trabajo

Dirección no encontrada

     

Preguntas sobre odontogeriatría

Añadir pregunta

¿Qué es odontogeriatría?

Odontogeriatría

La odontogeriatría es la atención de la salud dental y bucal para personas mayores, cuyo estado general está significativamente influenciado por procesos degenerativos o enfermedades que se asocian habitualmente con la edad avanzada. 

La salud buco dental de las personas mayores es una cuestión que ha estado durante mucho tiempo relegada a un plano secundario. Sin embargo, en los últimos lustros este campo de la medicina buco dental ha cobrado una importancia realmente merecida.

El aumento de la esperanza de vida ha sido una de las razones de que esta especialidad odontológica adquiriese mayor trascendencia, entre otras razones por llegar a constituir un problema de salud pública que precisaba respuestas.

Por otro lado, habida cuenta que la gerontología se dedica a estudiar los distintos aspectos de la vejez, no solo para prolongar la vida sino también para que ésta mejore de forma cualitativa, el binomio odontogeriatría y gerontología cobra un gran sentido.

Dentro de este contexto, el cuidado de la salud bucal de los mayores se convierte en un asunto significativo. No en vano, una boca sana es esencial para la calidad de vida y el estado de salud general de todas las personas, y con mayor motivo de aquellas que deben cuidarse especialmente, como son los ancianos.

¿Qué es la odontogeriatría?

Una vez apuntadas algunas de las principales claves de su creciente importancia, podemos abordar con más facilidad su definición, entendiendo la odontogeriatría como el campo dentro de la medicina oral dedicado a la atención y cuidado de la salud bucal de los pacientes de mayor edad.

Las circunstancias mencionadas la han convertido en una especialidad cada vez más importante en la actividad diaria del dentista, que debe formarse al respecto para poder ser capaz de ofrecer una atención adaptada a las características específicas de estos pacientes.

La práctica odontogeriátrica es muy amplia. Es tan importante distinguir entre un envejecimiento normal y patológico, pongamos por caso, como cuidar los aspectos psicológicos, así como seguir protocolos de tratamiento específicos, tener especialmente en cuenta los efectos secundarios de los fármacos que toman u orientar al paciente sobre las medidas de higiene apropiadas para las personas mayores.

En definitiva, la odontogeriatría se define como la especialidad médica que se dedica a la atención odontológica de personas a partir de los 65 años, por lo general con enfermedades crónico degenerativas y en ocasiones también con problemas psicosociales asociados.

La odontogeriatría: Un enfoque diferente

La odontogeriatría cubre las diferentes áreas de la odontología, siempre con las necesarias adaptaciones al tipo de paciente, teniendo en cuenta el perfil de este tipo de paciente.

Entre otros puntos, el odontólogo debe saber discernir entre las transformaciones naturales, propias de un envejecimiento y aquellas otras que forman parte de un proceso patológico propiamente oral o relacionado con otros problemas de salud. Sobre todo, considerando que muchos de los cambios que antes se consideraban propios de la vejez en realidad son patologías.

Del mismo modo que la salud oral del anciano influye mucho en el estado de salud general, también otros desequilibrios o patologías pueden tener consecuencias a nivel bucal. Entre un largo etcétera, las enfermedades sistémicas, como la artritis, la diabetes o enfermedades hepáticas, derivando en problemas de masticación, presencia de gingivitis y enfermedades periodontales.

Independientemente de cual sea su causa, esos mismos problemas de salud pueden afectar a funciones básicas como el habla, la masticación, el aspecto físico y, por lo tanto, también a su bienestar psicológico y autoestima.

Prevenir y tratar para envejecer mejor

Desde el punto de vista terapéutico no hay duda de que acudir al dentista gerontológico es, al tiempo que ayuda igualmente su enfoque preventivo, entendido en un sentido amplio: desde el cuidado de la higiene bucal o la apariencia estética, buscando conservar una bonita sonrisa, hasta la prevención de posibles problemas de salud que afecten al organismo en general o al mismo estado buco dental de las personas mayores.

Sea por una u otra causa, acudir al dentista en la tercera edad es de todo punto recomendable y en la mayoría de los casos imprescindible, no tanto para revertir los efectos de la edad, sino para ayudar al paciente a adaptarse de la mejor manera a los mismos.

Es de particular importancia hacer un cuidadoso inventario del estado de salud e historia clínica del paciente de edad avanzada. Sin dejar de considerar, por ejemplo, la naturaleza de los medicamentos que estén tomándose por otras posibles patologías, además de otros datos que se consideren necesarios.

En el caso de las personas mayores dependientes, el dentista orientará sobre los cuidados dentales adecuados para mantener o mejorar la salud oral, así como para prevenir riesgos de infecciones orales cuando se padecen patologías a edades avanzadas. En particular, las infecciones orales y la placa dental entrañan riesgos médicos generales, además de aumentar las probabilidades de contraer una neumonía.

Su contribución puede ser muy valiosa cuando existen limitaciones funcionales por una o varias enfermedades crónicas, así como para hacer frente a los cuidados paliativos en los pacientes más graves.

Aspectos claves en odontogeriatría

En el cuidado de la salud bucodentalde las personas mayores es muy importante tener en cuenta dos aspectos:

Informar, para poder prevenir enfermedades y patologías

Minimizar los efectos adversos secundarios que sobre la boca, puede tener tanto el envejecer, como el incremento de la medicación propio de edades más avanzadas.

En el caso de la medicación, esta puede influir en los dientes y mucosas.

Otros efectos dentales que trata la odontogeriatría son:

  • Desgaste del esmalte dental, haciendo los dientes más vulnerables a caries y más opacos.
  • Disminución de la sensibilidad, que hace más difícil tratar los conductos.
  • Decrecimiento del volumen pulpal, aumentando la vulnerabilidad de la estructura dental. 

Especialistas en Odontogeriatría recomendados

Publicidad