Laura Selma Ferrer, psicóloga en Clínica Origen Valencia Plaza España

Laura Selma Ferrer: "La psicología nutricional, busca comprender la relación que existe entre el comportamiento nutricional y la salud/bienestar mental"

"Lo que comemos afecta a nuestro bienestar y nuestra estabilidad emocional, y nuestra inestabilidad emocional afecta a la manera que tenemos de comer. En ocasiones compensamos estados emocionales intensos y negativos, con abundantes y descontroladas ingestas ricas en azucares y grasas... pero después de ese tipo de ingestas, muchas personas sienten culpa y decepción por haberlo hecho."

Laura Selma Ferrer es Licenciada en psicología por la Universidad de Valencia y Licenciatura en Psicopedagogía. Cuenta con un máster en psicología clínica, realizado en el Centro de Terapia de Conducta CETECOVA de Valencia, y una amplia formación en mindfulness. Forma parte del equipo de profesionales de Clínica Origen Valencia Plaza España.

¿Por qué decidiste dedicarte a la psicología?

Pese a que son muchos los jóvenes que pasan tiempo pensando que quieren ser de mayor, para mi fue una decisión muy sencilla. Siempre he estado enfocada en ayudar a los demás, me encantaba escucharlos de forma activa y mi capacidad empática innata era una de los rasgos que hacia que fueran muchas las amistades que acudían a mi para pedir consejo y orientación.

Mis estudios, siempre se han enfocado hacia las ciencias de la naturaleza y de la salud, saber cómo funciona nuestro organismo y nuestro cerebro, es algo que me ha fascinado siempre,  fue con la asignatura de filosofía cuando puse nombre a esa fascinación. Quería ser psicóloga, quería entender por qué nos comportamos de una forma determinada, el poder de nuestros pensamientos, aprender sobre nuestras emociones, y también, por que no, aprender a entenderme a mi misma.

 ¿La alimentación se relaciona con las emociones?

Nuestra alimentación no solo afecta a nuestro estado emocional, sino que cómo nos sentimos, afecta de forma directa a la forma de alimentarse.

Muchas son las ocasiones en las que compensamos estados emocionales intensos y negativos, con abundantes y descontroladas ingestas ricas en azucares y grasas.

Seguro que alguna vez, después de un día de estrés en el trabajo, al llegar a casa, en vez de prepararte un plato sano y bajo en grasa, te has permitido comer una pizza o algún alimento menos saludable, para compensar el disgusto vivido en ese día.

Este es uno de los muchos ejemplos de situaciones en las que las personas, utilizamos la comida poco saludable cómo moneda de cambio. El problema reside en que después de ese tipo de ingestas, muchas son las personas que sienten emociones de culpa y decepción por haberlo hecho. Además de darse cuenta, que su situación sigue siendo la misma y no ha cambiado.

El hambre emocional, no solo no sirve para compensar estados emocionales determinados, ni para arreglar situaciones problema, sino que, además, produce ansiedad y sobrepeso.

Tener dificultades a la hora de regular nuestras propias emociones, tiene una influencia muy grande en la aparición y mantenimiento de trastornos de alimentación.

¿Haber experimentado un trauma aumenta el riesgo de obesidad o sobrepeso?

Después de cualquier experiencia traumática que genera un problema posterior en nuestro estado de salud, pueden ocurrir varias cosas:

Aparición o incremento del hambre emocional, es decir, que las personas frente a su estado de malestar compensen con ingestas descontroladas. Todo esto produciría a la larga, obesidad y más malestar, como ansiedad, depresión, baja autoestima, etc.

Los traumas o situaciones de estrés experimentado de forma crónica, producen alteraciones del eje hipotalámico-hipofisiario-adrenal, lo que produciría un aumento en la sensación de hambre, debido a la producción de grandes cantidades de cortisol, que provocará aumento del apetito y disminución en la capacidad de saciarse.

¿Cuál son las claves del seguimiento a los pacientes que utilizan el método Minerva para perder peso?

Desde clínicas Origen, velamos por mantener a nuestros pacientes en un estado emocional estable, pudiendo ellos comunicar a su psicólogo y tratar con este, cualquier aspecto que les preocupe.

Nosotros como profesionales, detectamos aquellas causas que hacen que nuestros pacientes estén realizando ingestas inadecuadas y elaboramos un plan de intervención personalizado.

Una de nuestras mayores herramientas es la psicoeducación que realizamos con ellos. Sabemos que es imprescindible que nuestros pacientes entiendan tanto a su cuerpo como a su mente. Aumenta su motivación y se comprometen mucho más, cuando les explicamos el porqué y el para qué de la importancia de cumplir determinadas pautas.

Comer despacio para muchos puede ser una tontería, pero nuestros pacientes conocen el por qué de la importancia de llevarlo a cabo, qué hace el cuerpo cuando comemos rápido y cómo lo agradece cuando ingerimos con el ritmo adecuado.

Esto solo es un ejemplo de los múltiples aspectos que descubren nuestros pacientes en nuestras sesiones.

Les ayudamos a crear con la comida una relación sana, basada en la consciencia plena, a adquirir hábitos y rutinas saludables, y a hacer de todo esto su estilo de vida.

¿Qué es la psicología nutricional?

La psicología nutricional, busca comprender la relación que existe entre el comportamiento nutricional y la salud/bienestar mental.

Lo que comemos afecta a nuestro bienestar y nuestra estabilidad emocional, y nuestra inestabilidad emocional afecta a la manera que tenemos de comer.

La ayuda psicológica permite que haya una mayor adherencia a los hábitos saludables y a las planificaciones nutricionales adecuadas.

20 de marzo de 2020 | Tema: Psicólogo


Laura Selma Ferrer

Psicóloga en Valencia - Psicología

Pedir cita
San Vicente 118, Esquina Plaza España 5 (Clínica Origen Valencia Plaza España) - 46007 Valencia
contactar