Entrevista a José Salvador

No hay enfermedades, hay personas que sufren y necesitan ayuda terapéutica

"Las personas tienen problemas por múltiples causas. Cuando el malestar que le provoca es intenso y merma su calidad de vida, puede necesitar ayuda terapéutica, y en ciertas ocasiones, medicación también. El terapeuta evaluará el conjunto de causas que hacen sufrir al paciente, indicando el tratamiento adecuado"

Dr. José Salvador, médico psiquiatra por la Universidad Complutense y psicólogo. Máster en Drogodependencias tambien por la UCM. Cuenta con una larga trayectoria en el ámbito de la atención y  la investigación en esta rama de la salud. Ha publicado diversos artículos y separatas de libros científicos. Es especialista en psicoterapia y tratamiento psicofarmacológico.

¿Cómo explicaría el vínculo terapéutico con el paciente?

Ofrezco una atención a la salud mental con un enfoque humanista, integrador desde una visión multidisciplinar. Trabajando de forma empática y próxima con cada uno de sus pacientes. Siempre teniendo en cuenta sus necesidades específicas. Me defino como un terapeuta con un talante intimista y tranquilizador.

No hay que olvidarse tampoco, que algunas personas que acuden a mi consulta, o bien han estado ya en tratamiento o están recibiendo medicación, siendo posible, de este modo, hacer una revisión de dichos tratamientos previos y de la medicación que puedan estar tomando.

Así, aquellas personas que tengan, o en las cuales se detecten, problemas o trastornos que están interfiriendo en su vida, afectando a la calidad de la misma, pueden recibir en un primer momento asesoramiento, y si fuese necesario un tratamiento integral psicoterapéutico y en su caso si fuese conveniente, también farmacológico.

Por último señalar que, en ciertos casos en los que se ve adecuado y conveniente, se realiza atención a parejas (terapia de pareja, mediación familiar en situaciones de crisis...) y familiares.

¿Cuándo es necesario recurrir a la psicoterapia y cuándo se debe dar el paso hacia un tratamiento farmacológico?

A mí entender son intervenciones complementarias y no se puede entender la una sin la otra. Por un lado el abordaje psicoterapéutico es una condición sine qua non, cuando se ha realizado un diagnóstico y se ha establecido un vínculo empático con el paciente. Este abordaje nos permite ayudar psicológicamente, humanamente, y técnicamente, al paciente a la hora de abordar los problemas que tiene y las patologías que padece.

Por otro lado, la intervención farmacológica a veces se hace necesaria, en función de la gravedad y la idiosincrasia del trastorno que sufre el paciente. En algunos casos, la enfermedad que tiene necesariamente requiere de una medicación con el caso de la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos.

Por otro lado, hay enfermedades o trastornos o problemas que la persona sufre, que mejoran con la medicación y hacen posible que dicha persona pueda luego seguir un tratamiento psicoterapéutico. Para mí siempre ha sido una máxima decir que a veces el tratamiento farmacológico hace viable el tratamiento psicoterapéutico.

Dicho de otro modo, a veces el tratamiento farmacológico le permite al paciente ser accesible a intervenciones de tipo psicoterapéutico.

Dices que tienes un enfoque de tratamiento humanista e integrador, ¿en qué consiste? y ¿por qué resulta beneficioso?

Se trata de un planteamiento integrador en el sentido de que recoge las principales corrientes de la intervención psicológica y se aplican función del tipo de patología que tiene el paciente.

Intervenciones de tipo cognitivo, esto es trabajando sobre los pensamientos erróneos que hacen sufrir al paciente.

Intervenciones de tipo psicopedagógicas, intentando comprender junto con el paciente cómo y de qué manera ha llegado la crisis que en este momento tiene

Intervenciones de tipo conductual, reforzando aquellos aspectos que el paciente necesite

Y planteamiento humanista en el sentido de que el ser humano no es un mamífero más sino que es el mejor de todos ellos. El más completo. La maravillosa figura el ser humano no tiene parámetros comparativos con ninguna otra realidad.

Es humanista también en el sentido de que estamos trabajando con otro ser humano no con una enfermedad sino con una persona que tiene un sufrimiento relacionado con esa enfermedad o problema. Nuestro afecto nuestra capacidad de entendimiento, de empatizar con él, de entenderlo y ayudarle como ser humano y como persona es indispensable para poder trabajar como médico psiquiatra y como psicólogo.

Fuiste Jefe de Servicio del Plan Nacional sobre Drogas ¿Cómo fue esta experiencia para tu vida profesional y personal?

Yo provengo de una de las primeras promociones del Máster en Drogodependencias que hizo la Universidad Complutense de Madrid. Esta formación multidisciplinar que recibí con compañeros médicos psiquiatras, psicólogos, sociólogos, abogados, me permitió tener un concepto amplio y diversificado de la problemática relacionada con las adicciones, el consumo de drogas, los tipos de sustancias, los entornos culturales en lo que se consume, los efectos perniciosos que producen, etcétera

También, al ser Jefe de Servicio del Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio de Sanidad pude colaborar y formar a profesionales de las comunidades autónomas, de las ONGs, de las sociedades científicas y de los ayuntamientos.

Viajé por Europa para poder conocer los modelos de intervención y de asistencia que tenían los diferentes países en los temas de drogas y aportar en España la información recogida. Colaborando en favorecer la implementación de dichos programas de atención en los diferentes entornos de nuestro país.

Además pude participar junto con mis compañeros de Plan Nacional sobre Drogas y las entidades antes mencionadas en la publicación de artículos científicos y libros especializados en la materia.

Naturalmente recuerdo también con mucho cariño el entorno de trabajo y el esfuerzo realizado por todos aquellos que hemos estado en el Plan Nacional sobre Drogas

¿Cómo resumirías tu aportación al Plan Nacional sobre Drogas?

Creo que la principal aportación que realicé es entender que la persona que tiene un problema relacionado con el consumo de drogas es un ser humano que se debe de respetar y al cual nunca debemos de culpabilizar por lo que le está ocurriendo. Le debemos respeto y tenemos la obligación de atenderle como a otro paciente o ser humano más de cualquier otra especialidad de la medicina o de la psicología.

12 de junio de 2017 | Tema: Psiquiatra Psicoterapia


José Salvador

Psiquiatra en Madrid - Psiquiatra y Psicólogo Clínico

C/ Infanta Mercedes 98,1º D (zona Cuzco) - 28020 Madrid