Alergometría cutánea

Es una prueba cutánea que se realiza con Alérgenos ambientales o bacterianos que se ponen en contacto con la piel mediante punción (prick-test) o inyección intradérmica (intradermorreacción) para valorar la respuesta cutánea ante este estímulo.

La prueba positiva se demuestra por la existencia de un habón o pápula que delata la liberación de Histamina por parte de mastocitos cutáneos, con vasodilatación y extravasación de suero.

Alergénicos ambientales

Se utilizan extractos alergénicos de ácaros de polvo de casa, pólenes, hongos, extractos epidérmicos de animales, etc.

Su finalidad es la demostración o presencia de Anticuerpos IgE anclados en mastocitos de piel que reaccionan de forma inmediata con el Alérgeno específico, liberando Histamina, y demostrando su poder patógeno.

Esta positividad inmediata demuestra la existencia de Alergia Extrínseca que se trata mediante la administración de vacunas con extractos alergénicos ambientales.

Antígenos bacterianos

Se utilizan extractos bacterianos cuya positividad cutánea es tardía mediada por mecanismo inmunológico tipo IV, a través de estimulación de Linfocitos T.

Su positividad indica la conveniencia de utilizar autovacunas y vacunas bacterianas, para el tratamiento de procesos mixtos (generado por Antígenos ambientales y bacterianos) y sobre todo de Reacciones pseudoalergicas inducidas por bacte

Por Dr. Ángel Almansa (alergólogo en Málaga)

Preguntas sobre alergometría cutánea

Añadir pregunta
Publicidad
Publicidad