La psioriasis es un término médico que alude a una enfermedad de la piel que se caracteriza por la aparición de placas rojas y costras blanquecinas. Una patología no contagiosa que ocasiona una inflamación crónica de la piel.

Aunque se trata de un nombre un tanto complicado, estamos ante una enfermedad de la piel relativamente frecuente, la sufre entre un 1 y un 3% de la población, con la mayor incidencia entre los 15 y los 40 años. Es habitual ni siquiera plantearse qué es la psoriasis cuando el paciente podría llevar tiempo padeciéndola.

Esta enfermedad tiene un carácter crónico y se caracteriza por inflamaciones de la piel que aparecen cubiertas por una especie de escamas plateadas. Tiene muchas variedades y evoluciones. No tiene carácter contagioso. Se puede localizar en el tronco, rodillas, cuero cabelludo, codos, espalda e ingles. 

Síntomas de la psoriasis

Atender a los síntomas de la psoriasis es un modo sencillo de sospechar sobre su posible padecimiento, si bien será el médico de cabecera o dermatólogo quien podrá realizar el diagnóstico definitivo.

Tengamos en cuenta algunos aspectos de su definición para conocerla mejor e identificar síntomas. Entre otros aspectos, es importante conocer que la psoriasis es una inflamación crónica de la piel que se manifiesta por la presencia los linfocitos, las células sanguíneas del sistema inmunitario, en la epidermis. Es decir, en las capas más superficiales de la piel.

Esta inflamación altera el ritmo de renovación de las células de la epidermis, acelerando la misma de forma importante, pasando de la renovación habitual de una piel sana, que se produce cada 28 días, aproximadamente, a hacerlo a los 3 días. Es por ello que el aspecto de la piel no es saludable, sino rojiza y escamosa.

Los síntomas son, por lo tanto, este tipo de deformación o alteración de la piel, con lesiones que adoptarán el aspecto señalado, y que podrán variar en función de la gravedad de cada caso. Igualmente, puede cursar con picazón, ardor y ser dolorosas.

Por otra parte, su localización puede ser en distintas zonas del cuerpo, incluyendo el cuero cabelludo, las uñas, las palmas de las manos, la cara o las membranas mucosas. Cuando afecta a las articulaciones, por ejemplo, se siente rigidez.

Causas y posibles tratamientos

Las causas de la psoriasis realmente se desconocen, si bien es habitual que exista una predisposición genética. Por su parte, los desencadenantes sí se sabe que pueden ser de tipo psicológico, físico o ambiental. Es decir, un periodo de estrés o un evento traumático o estresante puede actuar como tal, así como algunas infecciones, lesiones en la piel, tabaquismo, alcoholismo, falta de vitamina D, el consumo de medicamentos que contienen litio o, pongamos por caso, los cambios hormonales.

Su origen viene de un mal funcionamiento del sistema inmune, que hace que se produzcan células cutáneas en exceso. 

Hay factores externos que pueden favorecer la aparición de psoriasis como:

  • Infecciones crónicas
  • Desencadenantes psicológicos, como el estrés 
  • Obesidad
  • La ingesta en demasía de alcohol, puede hacerla empeorar.
  • Artritis reumatoide
  • Factores endocrinos, como la menopausia, pubertad, parto
  • Traumatismos, heridas, etc.
  • Hay varias formas en que la psoriasis se puede presentar: Leve, moderada, grave, en placas, en gotas, eritrodérmica, pustular, etc.

Tratamiento de la psoriasis

Al tratarse de una enfermedad crónica, no podemos hablar de una cura definitiva. Habida cuenta de que en algunos pacientes aparece o desaparece en función de distintos factores, el tratamiento suele estar relacionado con medidas relacionadas con un saludable estilo de vida, así como con la aplicación de cremas.

Los tratamientos que prescribe el dermatólogo son personalizados, en función de las características de cada paciente, entre los más destacados están:
  • La forma con la que se comienza a tratar la psoriasis es con un loción, crema, pomada o limpiador.
  • Fototerapia, ya que el sol causa efectos positivos en los pacientes de psoriasis.
  • Fármacos como los esteroides, alquitranes, cacipotriol, retinoides, antralina, ácido salicílico, metotrexacto, ciclosporina, retinoides orales.

La psoriasis también puede estar asociada con otras enfermedades de diferente gravedad. También se ha relacionado con un mayor riesgo de padecer patologias como: la enfermedad renal, la enfermedad cardiovascular, diabetes tipo 2 o la enfermedad de Parkinson, así como obesidad o problemas emocionales. Igualmente, se ha relacionado con complicaciones como la artritis psoriásica o ciertos trastornos oculares. Por esta razón su importancia no debe minimizarse ni, por lo tanto, tampoco la necesidad de contar con un temprano diagnóstico.

Debe acudirse al médico cuando se sienten molestias y dolor, así como cuando el aspecto de la piel es anómalo y/o se sufre de incapacitación para realizar las tareas cotidianas.

Especialistas en Psoriasis recomendados

Preguntas y respuestas sobre psoriasis

Opiniones de pacientes sobre psoriasis

Opinión de VANESA sobre Doctor Juan Manuel Pinedo Jiménez 5 Tenia que haber ido mucho antes. Tenia psoriasis. Puedo decir tenia..
Opinión sobre Doctora Maria Damont Serra 5 Un excelente trato profesional y extremadamente puntual y humana. Me solucionó mi problema de psoriasis con métodos naturales.

Noticias sobre Psoriasis

Descubren que la psoriasis provoca la pérdida de masa ósea

Científicos del Grupo de Genes, Desarrollo y Enfermedad dirigidos por Erwin Wagner en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas han descubierto que los pacientes que padecen psoriasis tienen una pérdida de masa ósea generalizada por causa de la enfermedad. El equipo describe así el canal de comunicación molecular que se establece entre la piel y el hueso para derivar en esta pérdida, lo que permitiría tratar con fármacos que ya se encuentran en el mercado o en fases avanzadas de ensayos clínicos esta consecuencia.

La psociasis se trata de un trastorno autoinmune crónico de tipo dermatológico, que afecta al 2% de la población mundial y que afecta a más de un millón de personas en España. Normalmente tiene como síntomas la inflamación y descamación cutánea, mayor riesgo de padecer síndrome metabólico o patologías como obesidad, diabetes o enfermedades del corazón. Ahora, estos investigadores han descubierto una nueva característica.

Los investigadores aclaran que no se trata de una destrucción del propio hueso que se produce de forma generalizada, sino que durante el ciclo de regeneración no se forma tejido a la suficiente velocidad para renovar el que se pierde, por lo que la masa ósea total de los pacientes se acaba reduciendo con el tiempo.

Millones de personas afectadas de psoriasis en el mundo

Psoriasis

La psoriasis afecta a más de 125 millones de personas en todo el mundo, y suele aparecer entre los 15 y los 35 años. Se trata de una enfermedad de la piel que causa lesiones visibles a simple vista. Lo más importante para lograr una mejor calidad de vida para los pacientes es acudir a un especialista y que el dermatólogo valore la enfermedad y ponga un tratamiento personalizado para cada paciente.

El doctor sabrá identificar el avance del trastorno y por tanto ofrecer al paciente una solución que mejore su previsión. Además, el enfermo debe prestar su total colaboración a la hora tanto de identificar los síntomas y por tanto hacer un diagnóstico como de seguir el tratamiento de forma correcta para poder ver una mejora.

Los pacientes con psoriasis a menudo son afectados por condiciones psicológicas como el estrés, que pueden empeorar los síntomas, por eso son factores que el especialista tiene en cuenta a la hora de establecer un tratamiento. Así, el dermatólogo no es solamente un médico que diagnostica la enfermedad y receta medicamentos, sino que muchas veces también realiza una función de apoyo psicológico para evitar nuevos brotes causados por estrés u otras condiciones psicológicas.

Imagen: Jacopo188 en Wikipedia

 

Publicidad