Rellenos faciales

Los rellenos faciales son procedimientos de medicina estética que permiten corregir y disminuir las arrugas o surcos del rostro, así como aportar más armonía al mismo. Se trata de un tratamiento no quirúrgico, que proporciona un rejuvenecimiento a través de distintas técnicas. 

¿Qué son los rellenos faciales?

Son tratamientos de medicina estética sencillos, que requieren un proceso de recuperación muy rápido, que permite apreciar las mejoras a las 24 o 48 horas. Salvo, lógicamente, que se produzca alguna pequeña complicación, como que aparezca un ligero hematoma, enrojecimiento o hinchazón que desaparecerá con el tiempo.

Sea como fuere, el objetivo de la aplicación de los rellenos faciales es corregir las marcas de edad o mejorar la armonía del rostro rellenando el tejido de que se trate, como hemos apuntado. Siempre, lógicamente, buscando resultados naturales.

Sesiones de los rellenos faciales y duración

Su aplicación puede requerir un número variable de sesiones, que serán determinadas por el equipo médico para cada paciente. Si bien los resultados son prácticamente inmediatos desde la primera aplicación, siendo habitual establecer su repetición pasados unos meses para obtener los mejores resultados, así como un seguimiento para su renovación.

Asímismo, el resultado es relativamente duradero, oscilando entre varios meses y dos años, dependiendo del relleno aplicado, entre otros factores.

Tipos de rellenos faciales

En cuanto a la tipología, podemos centrarnos en el área a corregir o en el tipo de relleno de que se trate.

Rellenos faciales según áreas corregidas

Por ejemplo, rellenar los labios puede convertir un rostro en más armónico mediante el aumento de volumen o, pongamos por caso, los rellenos pueden corregir pliegues profundos o levantar el área de los pómulos y mejillas, así como el mentón para realzar los contornos faciales.

En este sentido, las áreas más habituales son desde el volumen labial o las conocidas como "líneas de marioneta" o pliegues nasolabiales hasta el contorno labial o los contornos faciales y las mejillas, así como las arrugas alrededor de la boca y los labios.

Rellenos faciales según el material inyectado

Por otro lado, podemos hablar de tipos de rellenos a partir del material inyectado. Entre ellos, son habituales los rellenos de arrugas de ácido hialurónico, de colágeno o la aplicación de materiales sintéticos.

En cuanto al ácido hialurónico, muy utilizado, ofrece unos resultados que pueden prolongarse entre uno y dos años. Es más, algunas investigaciones han concluido que la inyección repetida de esta sustancia biocompatible puede estimular la producción natural del mismo.

Igualmente, con el paso del tiempo se necesita menos cantidad para obtener los mismos resultados. No ocurre lo mismo con los rellenos de arrugas sintéticos, -como es la silicona o el Radiesse, entre otros-, fabricados en laboratorio con sustancias que no se encuentran en nuestro organismo de forma natural.

En estos casos, los efectos secundarios suelen ser más frecuentes, y su extirpación puede requerir cirugía, aunque tienen la ventaja de proporcionar unos efectos más duraderos. No olvidemos, por otra parte, que un uso incorrecto puede ocasionar una desfiguración de mayor o menor entidad.

En cuanto a las inyecciones de colágeno, los efectos son naturales, pero la duración es quizá su principal punto débil. Finalmente, apuntemos la importancia de que se trate de una forma de colágeno sintética de última generación, pues frente a las anteriores implican menos riesgos a nivel de alergias y efectos secundarios.

Por otra parte, es posible inyectar la propia grasa del paciente, que se extrae quirúrgicamente del paciente de muslos, nalgas o estómago para después inyectarlo en el rostro del paciente. O, dentro de los rellenos autólogos que aportan volumen es posible aplicar inyecciones de plasma rico en plaquetas. En este caso, la sangre se extrae del brazo y luego se inyecta en la cara.

¿Tienen riesgos y efectos secundarios?

Al no suponer una operación quirúrgica y ser procedimientos seguros, los rellenos faciales tienen muchos menos riesgos y efectos secundarios. Esta ventaja los convierte en uno de los tratamientos de medicina estética más demandados para eliminar arrugas y líneas de expresión.

Aun así, no puede dejar de señalarse la posibilidad de que surjan reacciones alérgicas, aunque se suelen emplear materiales biocompatibles, con lo que éstas son muy escasas.

Por otro lado, aunque los efectos secundarios y las complicaciones sean raras, cuando nos ponemos en manos de un buen profesional, -buscando siempre que sea un cirujano plástico o especialista en medicina estética aunque se trate de aplicar los rellenos-, la probabilidad de que surjan se minimizan.

De igual manera, es fundamental que los materiales sean de calidad para obtener los mejores resultados, así como una aplicación con todas las garantías, por lo que es importante desconfiar de las ofertas que ofrezcan precios especialmente bajos. Es el caso, por ejemplo, del ácido hialurónico de calidad, cuya aplicación nunca ofrecerá los mismos resultados que si se recurre a otros de mala calidad. Por lo tanto, es tan importante informarse sobre los credenciales del profesional que va a tratarnos como acerca del prestigio de la clínica.

Preguntas frecuentes sobre rellenos faciales

Todavía existe mucha desinformación sobre los procesos de medicina estética facial que se orientan a mejorar el aspecto del rostro de los pacientes. Por ejemplo, algunas personas no saben que el objetivo de la toxina botulínica o botox no tiene nada que ver con un relleno, y que las vitaminas solo aportan vitalidad y luz a la piel.

Por eso los especialistas recuerdan que los rellenos faciales son una herramienta concreta que repone volúmenes perdidos, levantan arrugas y surcos y ayudan a redefinir contornos que han quedado desdibujados, como en los labios o el arco de la mandíbula.

Los rellenos faciales más empleados son el ácido hialurónico, un componente que tenemos en nuestra piel de forma natural y que capta y retiene el agua, los colágenos, que ayudan a mantener la firmeza de la piel o la hidroxiapatita cálcica, que tiene componentes similares a los del hueso humano y que por tanto tienen una duración muy amplia.

Cada uso va a depender de las necesidades del paciente y de lo que recomiende el cirujano, por eso es muy importante hacer un estudio de las necesidades de cada uno para poder ofrecer la mejor alternativa, pero en general estos tratamientos de relleno facial tienen muy buena consideración y dan muy buenos resultados.

Especialistas en Rellenos faciales recomendados

Preguntas y respuestas sobre rellenos faciales

Ofertas de Rellenos faciales

Publicidad