Laura Isabel Arranz Iglesias, especialista en Dolor y Nutrición en Onelife - Tu clínica para el dolor

Laura Isabel Arranz Iglesias: "Si los pacientes no cuidan su alimentación pueden estar empeorando su dolor, la evolución de su enfermedad y su salud en general."

"Un paciente con dolor crónico que cambia su alimentación para incorporar alimentos antiinflamatorios y evitar o disminuir los proinflamatorios, notará una gran mejoría en dolor, nivel gastrointestinal, salud general y un aumento de la vitalidad."

Laura Isabel Arranz Iglesias es Graduada en Nutrición y Dietética por la Universidad Isabel I de Burgos, y Doctora en Alimentación y Nutrición por la Universidad de Barcelona. Cuenta además con un máster en nutrición y metabolismo, y en nutrición y alimentación. Desarrolla su actividad profesional como especialista en dolor y nutrición, en Onelife, centro multidisciplinar dedicado a la atención de pacientes con dolor crónico.

¿Por qué decidiste dedicarte a la nutrición?

Curiosamente lo decidí cuando estudiaba la carrera de farmacia, ya que en cuarto curso hacíamos la asignatura de nutrición y bromatología. Entonces tenía una profesora que era una maravilla motivándonos y generando en nosotros espíritu crítico, y cuando ella nos explicaba la asignatura tuve un pensamiento que es el que ha marcado mi carrera "todo esto que estoy aprendiendo la gente lo tiene que saber". Me entusiasmaba y me di cuenta de que era algo tan necesario para la salud y a la vez tan olvidado y tan desvirtuado por la mala información que corre en muchos medios, que valía la pena dedicarse a ello.

¿Cómo influye la alimentación en la mejora de la calidad de vida de los pacientes que padecen dolor crónico?

Influye muchísimo y puede hacerlo en positivo o en negativo. Por ejemplo, si los pacientes no cuidan su alimentación pueden estar empeorando su dolor, la evolución de su enfermedad y su salud en general. De lo contrario, si el paciente sabe lo que le conviene comer y lo aplica puede obtener un gran beneficio para el dolor, pues la dieta puede tener efecto antiinflamatorio, y para todo en general. Un paciente con dolor crónico que cambia su alimentación para incorporar alimentos antiinflamatorios y evitar o disminuir los proinflamatorios, notará una gran mejoría en dolor, nivel gastrointestinal, salud general y un aumento de la vitalidad.

¿Algunos alimentos ayudan a disminuir la inflamación?

Los alimentos que ayudan a disminuir la inflamación son las verduras, las frutas, los frutos secos, las semillas, las legumbres en porciones pequeñas, el pescado azul y el aceite de oliva virgen extra, que además de ser una excelente fuente de vitamina E, tiene un componente antiinflamatorio (el oleocanthal o oleocantol). Estos alimentos ayudan al organismo a activar las defensas antioxidantes y antiinflamatorias naturales.

¿Qué alimentos pueden ser beneficiosos para las personas con fibromialgia?

Las personas con fibromialgia se pueden beneficiar de una alimentación rica en vegetales y pescado azul para potenciar todos los componentes antiinflamatorios de la dieta. Además en estas personas hay que evaluar muy bien su salud gastrointestinal pues suele haber problemas de molestias, síndrome de colon irritable e incluso intolerancias, para ajustar las cantidades de alimentos como las legumbres, que son muy interesantes para la microbiota intestinal, pero que muchas veces hay que tomar en cantidades muy pequeñas para que sean bien toleradas. También hay que cuidar mucho aspectos como los horarios de las comidas, la forma de comer, la relación entre la comida, el dolor y los sistemas de recompensa con alimentos muy calóricos, y la hidratación.

En el caso de las personas con migrañas, ¿qué alimentos recomiendas?

En personas con migrañas es importante hacer una buena evaluación nutricional para poder discernir los factores que están relacionados con el problema. En general, hay alimentos que deben evitarse por ser disparadores potenciales del problema, por ejemplo, el chocolate, el queso o, por supuesto, el alcohol, pero dependerá de si la migraña está relacionada con otros problemas como el estreñimiento o la intolerancia a la histamina, que la estrategia nutricional sea diferente. En la mayoría de los casos los alimentos que se recomiendan en la migraña son los mismos que en la dieta antiinflamatoria, únicamente que a veces hay que evitar o disminuir alguno si hay intolerancia y ajustar cantidades siempre dependiendo de la persona.

En cuestión de alimentación hay que hacer con cada paciente el planteamiento que mejor cubra sus necesidades nutricionales, mejorando además los problemas de salud que pueda tener.

23 de octubre de 2019 | Tema: Nutricionista


Laura Isabel Arranz Iglesias

Nutricionista en Alcorcón - Nutrición y Dietética

Pedir cita
Concepción Arenal 1, 1º B (Onelife - Tu clínica para el dolor) - 28924 Alcorcón
contactar