Entrevista a David López Gómez, director y fundador de mente A mente

David López Gómez: "La difusión del conocimiento de los trastornos mentales es clave para que los pacientes y sus familias sepan cuándo buscar ayuda"

"Contrario a lo que la gente pueda pensar, los psiquiatras no pautamos medicación a todos los pacientes, pero sí se la podemos ofrecer a quien pueda beneficiarse de ella... podemos tratar todo el espectro de pacientes que tratan los psicólogos, con la posibilidad adicional de ofrecer medicación a determinados personas que puedan y quieran beneficiarse de ella."

David López Gómez es Licenciado en Medicina, especializado en psiquiatría en el Hospital Universitario La Paz. Cuenta con un máster en psicoterapia realizado en la Universidad de Alcalá, es especialista en clínica y psicoterapia analítica por la Universidad Pontificia Comillas, y experto en Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) por la Universidad de Alcalá.

Es director y fundador del centro de psicología y psiquiatría mente A mente. Posee una amplia experiencia, 10 años en centros de salud públicos, 4 años en centros privados y 7 años en consulta propia.

¿Cómo decidiste dedicarte a la psiquiatría?

Esta es una pregunta que me hacen con frecuencia. La mayoría de las personas asocian la palabra psiquiatra con una figura de autoridad, distante, que impone sus tratamientos a personas con trastorno mental grave. Sin embargo, la Psiquiatría es una especialidad de la medicina que se ocupa de múltiples problemas que puede sufrir cualquier persona, como estrés laboral, duelo, depresión, ansiedad, problemas de concentración o insomnio. De hecho, diría que es la especialidad médica en la que más en cuenta se tiene la opinión y los deseos del paciente. Por tanto, en mi opinión, son otras las cualidades personales que necesita un psiquiatra.

La psiquiatría es una profesión vocacional. Por un lado, tiene que gustarte el ejercicio de la profesión y, por otro lado, tienes que reunir una serie de características personales. En este sentido, creo que un psiquiatra ha de ser buen observador, empático, sereno, comprometido, atento al escuchar, curioso por las vidas de otras personas y, sobre todo, tener sentido común. En mi caso, siempre sentí curiosidad por la mente humana y sentía que podía hacer bien este trabajo. Por tanto, sin dudarlo, elegí primero la Universidad Complutense de Madrid para licenciarme en Medicina y después el Hospital Universitario La Paz de Madrid para hacer la especialidad en Psiquiatría. Tras unos años trabajando para la sanidad pública y formándome como psicoterapeuta, me decidí a dar el paso de abrir mi propio centro privado de salud mental mente A mente, del que soy director.

¿Entiende la gente la labor de un psiquiatra? ¿En qué se diferencia de la de un psicólogo?

Hay mucho desconocimiento sobre la salud mental y también sobre la formación y las funciones de los profesionales de salud mental. La psiquiatría es una especialidad de la Medicina. El psiquiatra es médico, es decir, ha estudiado la carrera de Medicina, y después se ha especializado en psiquiatría. La especialidad de Psiquiatría se hace a lo largo de cuatro años en un hospital público; en mi caso, fue en La Paz. Por tanto, un psiquiatra puede diagnosticar, solicitar pruebas complementarias (analíticas, electrocardiogramas, resonancias, etc.) y prescribir medicación.

El psicólogo no es médico, es psicólogo. El psicólogo no puede solicitar pruebas complementarias ni prescribir medicación y, salvo que sea psicólogo clínico, no puede diagnosticar tampoco. Los psicólogos clínicos hacen la especialidad en psicología clínica durante cuatro años en un hospital público, junto a médicos especialistas. Como norma general, tienen mucha más experiencia y mejor formación que los psicólogos sanitarios. Nuestro equipo de profesionales en mente A mente está formado exclusivamente por médicos especialistas en psiquiatría y psicólogos especialistas en psicología clínica.

Si bien las funciones que desarrollan los psiquiatras y los psicólogos son algo distintas, posiblemente no difieran en lo que la mayoría de la gente pueda pensar. Se suele considerar que los psiquiatras solo tratan cosas graves y, claro, visto así, quién va a querer visitar a un psiquiatra. La realidad es que los psiquiatras podemos ofrecer las mismas técnicas de psicoterapia que ofrecen los psicólogos, incluso con más garantías de poder brindar un diagnóstico correcto. Y contrario a lo que la gente pueda pensar, no pautamos medicación a todos los pacientes, pero sí se la podemos ofrecer a quien pueda beneficiarse de ella. Por lo tanto, los psiquiatras podemos tratar todo el espectro de pacientes que tratan los psicólogos, con la posibilidad adicional de ofrecer medicación a determinados personas que puedan y quieran beneficiarse de ella.

¿Cuáles son las patologías más tratadas en tu consulta?

Los años que he estado trabajando en el sistema público de salud -más de 10 años- me han dado una experiencia enorme en el tratamiento de todo tipo de problemas y enfermedades. Mis compañeros del centro también se han formado y trabajan o han trabajado en la red pública. Por lo tanto, estamos acostumbrados a ver todo tipo de problemas y enfermedades. Tenemos muchos pacientes con problemas de autoestima, ansiedad, insomnio, depresión, déficit de atención (TDAH), TOC y agorafobia, entre otros.

En salud mental, las enfermedades tienen una frontera muy borrosa entre sí. Esto quiere decir que es frecuente encontrarse con personas que tienen síntomas pertenecientes a distintas enfermedades. Por lo tanto, especializarse en una única enfermedad no tiene mucho sentido. Tiene más sentido especializarse en el tratamiento de adultos o de niños y adolescentes. La diferencia entre estas dos franjas de edad es muy importante, especialmente porque la forma de realizar la evaluación es diferente.

En mente A mente tenemos un equipo terapéutico de adultos y otro infanto-juvenil. También disponemos de una psicóloga clínica que realizar terapia de pareja y de una neuropsicóloga clínica.

¿La psicoterapia se complementa con la medicación? ¿De qué forma?

En nuestro centro mente A mente damos mucha importancia a la psicoterapia. Entendemos que el abordaje del paciente debe ser integral e incorporar los distintos aspectos de la vida de una persona. Por ello, la psicoterapia se ofrece como opción en casi todos los casos. Intentamos que la primera entrevista de evaluación sea conmigo para que pueda valorar el caso y elaborar un plan de tratamiento ajustado a las necesidades y deseos del paciente. Se valoran las distintas opciones terapéuticas y se invita al paciente a que sea él quien decida, siempre que sea posible.

Has dicho que ves pacientes con Trastorno obsesivo-compulsivo, ¿cómo se diagnostica?

El Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) aparece en más de un 1 % de las personas y tarda una media de 10 años en diagnosticarse. Se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones. Las obsesiones son pensamientos repetitivos, intrusivos e indeseados. Estos pensamientos suelen relacionarse con distintos temores: a contagiarse, a contaminarse, a hacer daño a alguien involuntariamente, a sufrir un accidente, a sufrir un robo, etc. Suelen ser cosas que podrían suceder aunque la preocupación que suscitan es desproporcionada a su probabilidad. Es decir, estas personas se preocupan en exceso por algo que es muy poco probable que suceda. Algunas personas pueden dedicar varias horas cada día a estas preocupaciones.

Por otra parte, las compulsiones son conductas que suelen tener la finalidad de calmar la ansiedad que genera la obsesión. Por ejemplo, una persona que vive obsesionada con que alguien va a entrar en su casa (pensamiento obsesivo), revisará que ha cerrado puertas y ventanas (acto compulsivo) para calmar su ansiedad. Si bien las compulsiones calman la ansiedad en ese instante, volverá en poco tiempo con la misma u otra obsesión. Por lo tanto, no es una estrategia adaptativa ni adecuada para calmar la ansiedad.

Si bien muchas de estas preocupaciones pueden ser universales, lo que caracteriza al TOC es que son continuas, desproporcionadas y repetitivas, hasta el punto de que la propia persona las puede considerar absurdas. Las compulsiones se pueden volver también excesivas, habiendo personas que tienen que comprobar un número determinado de veces que han cerrado correctamente la puerta.
Conocer bien los síntomas de esta enfermedad y saber diferenciar cuándo las preocupaciones son normales o no, es parte de nuestra tarea como psiquiatras. Por este motivo, ante una sospecha de TOC es mejor consultar con un profesional.

¿Cómo puede detectar un adulto que padece un Trastorno por déficit de atención con hiperactividad?

El Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarollo que comienza en la edad infantil y que, en más de la mitad de los casos, persiste en la edad adulta. Hoy en día, en nuestro país, existen muchos adultos con TDAH que no fueron diagnosticados en la infancia. Hay muchos perfiles de personas que pueden encajar con un adulto con TDAH. Desde la persona impulsiva e intrépida que ha sufrido múltiples accidentes a lo largo de su vida, hasta la persona tímida y depresiva que no pudo completar sus estudios por problemas de concentración. Quizás el perfil más frecuente de adulto con TDAH sin diagnosticar es el de una persona que ha arrastrado la frustración de complicarse con tareas aparentemente sencillas, de gestionar mal el tiempo, de no poderse concentrar en la lectura y tener baja autoestima.

La falta de conocimiento entre la población acerca de los distintos trastornos mentales dificulta que las personas afectadas y sus familiares busquen ayuda. Por este motivo, hay muchas personas sufriendo y sin diagnosticar. En este sentido, nuestra página web, y su blog tienen como finalidad acercar la salud mental a la población, dar a conocer los diversos profesionales que intervienen y reducir el estigma social. Tratamos de dar difusión de los principales problemas y enfermedades, así como de su tratamiento. Os invito a entrar a conocerla y leer alguno de nuestros artículos.

¿Cuál es la mayor satisfacción que aporta tu trabajo?

Sin duda, la mayor satisfacción que me aporta mi trabajo es la de poder ofrecer soluciones a las personas que están sufriendo e infundarles esperanza al ver mejorar sus síntomas.

Haber llegado hasta aquí ha supuesto recorrer un largo y complejo camino, pero cada día puedo decir que ha merecido la pena. Es un trabajo más gratificante de lo que la gente pueda pensar: es muy agradecido ver cómo van mejorando los pacientes que atiendo. También he de reconocer que los años de experiencia profesional me han hecho crecer no solo profesionalmente, sino también personalmente.

12 de julio de 2019 | Tema: Psiquiatra


David López Gómez

Psiquiatra en Madrid - Psiquiatría

Pedir cita
C/ Máiquez, 36 - 1º D - 28009 Madrid
contactar