Alergia respiratoria

Las alergias respiratorias son un tipo de alergia, que al igual que el resto tienen su origen en una reacción exagerada de las defensas o sistema inmunológico, ante determinadas sustancias que no constituyen un peligro para nuestro organismo, y que en este caso entran en contacto con nuestro sistema respiratorio, provocando estornudo, tos, abundante moco, conjuntiva inflamada, etc. Entre las sustancias o alérgenos desencadenantes más frecuentes están el polen, los ácaros, la paja y el grano o epitelios de determinados animales.

Las principales alergias respiratorias son la rinitis alérgica, que puede ir acompañada de conjuntivitis, encontrándonos con la rinoconjuntivitis; el asma bronquial y la alveolitis alérgica.

Rinitis alérgica

Se caracteriza porque las membranas nasales tienen una reacción ante la presencia de polvo, de polen, ácaros o de otros alérgenos, como son los epitelios de animales o incluso harinas del cereal, dando lugar a estornudos, picores, mucosidad nasal, congestión, lagrimeo, etc. en un primer estadía, que pueden derivar en dolor de cabeza, cansansio, falta de ganas de comer, etc. La población mundial afectada por rinitis alérgica asciende al 10-25%. 

Frecuentemente se asocia a la conjuntivitis, caracterizada por inflamación del interior de los párpados y de la membrana que está cubriendo el ojo, cuyos síntomas son lagrimeos, picor, rojez, etc. 

Asma bronquial alérgico

La reacción alérgica afecta a los bronquios, y se produce por estímulos externos e internos, normalmente los mismos de la rinitis alérgica, que hacen que los bronquios se inflamen y se produzcan silbidos, pitidos, sensación de que te oprime el pecho, dificultad para respirar, tos, etc. Estos síntomas podrán variar, dependiendo de los casos.

Pueden sobrevenir crisis de asma, si se realiza un ejercicio físico fuerte o se sufre una infección respiratoria.

Alveolitis alérgica

Se puede denominar también neumonitis por hipersensibilidad, y se caracteriza por inflamación de los alvéolos, generalmente por factores ambientales relacionados con aspectos laborales. 

Además de los problemas para respirar, se manifiesta con malestar, fiebre. En este grupo de alergias está el “pulmón del granjero” y del "cuidador de palomas", que causan bacterias presentes en el heno y en las secreciones de las aves. 

Diagnóstico y tratamiento de alergias respiratorias

El médico general realizará los primeros pasos del diagnóstico, identificando síntomas básico. Posteriormente el alergólogo se encargará de realizar las pruebas alérgicas, que pueden ser cutáneas, o análisis de sangre, entre otras.

Como en cualquier tipo de alergias, la prevención, evitando el alérgeno o sustancia responsable de la alergia, es decir, el polen, los ácaros, polvo, etc. es la mejor forma de tratarlas, pero si ya están presentes, se trata de disminuir los síntomas, mediante medicamentos como los antihistamínicos, descongestionantes, etc.

También se puede recurrir a vacunarse frente a las alergias o inmunoterapia.

Preguntas frecuentes sobre Alergia respiratoria

¿Cuál es el tratamiento de las alergias respiratorias?
El tratamiento de las alergias respiratorias (rinitis, rinoconjuntivitis y asma bronquial) se sustenta sobre tres pilares fundamentales: Medidas de... sigue leyendo
¿Cuál es la frecuencia de la rinitis y el asma y como se puede sospechar que inicialmente se padece?
Respecto a la rinitis alérgica debe decirse, en mi opinión, que representa un problema de salud pública, pues hablamos de un... sigue leyendo

Preguntas y respuestas sobre alergia respiratoria

Últimos artículos sobre Alergia respiratoria

Cómo sobrellevar las alergias primaverales Melania Bentué

Cómo sobrellevar las alergias primaverales
Alergia al polen, al polvo, a los animales domésticos, a las picaduras de insectos, a los medicamentos, a los alimentos… Uno de cada cuatro más...

Melania Bentué 09/may/2017

Noticias sobre Alergia respiratoria

Las alergias a hongos, las grandes desconocidas

En pacientes con asma grave, la alergia respiratoria a hongos puede ser un factor de riesgo. De hecho, un porcentaje elevado de los asmáticos que tienen que ser hospitalizados en varias ocasiones están sensibilizados a uno o más hongos.

Según los expertos en alergología, este tipo de alergias suelen ser las grandes desconocidas, y son las que plantean más retos. Así, creen que todavía queda mucho por investigar para poder dar un diagnóstico y un tratamiento adecuados. Los hongos son entre cien y mil veces más frecuentes que el polen y la población está expuesta a ellos durante todo el año, tanto en los exteriores como en el recinto del hogar.

Aún así, hay menos personas sensibles a ellos, y quienes padecen una alergia respiratoria a hongos puede desarrollar importantes enfermedades que resultan incluso potencialmente mortales, como la fibrosis pulmonar. Entre un 5% y un 10% de la población alérgica da además positivo a una prueba cutánea a hongos. En este caso, pueden producirse cuadros de asma muy graves que necesitan un ingreso en UCI y que pueden derivar incluso en problemas mayores, por eso es vital el conocimiento de este tipo de patologías para poder hacer un diagnóstico efectivo.

 

Publicidad