Láser YAG

Láser YAG

El uso del láser en la cirugía ocular ofrece muchas ventajas frente a las alternativas convencionales, entre otras un tratamiento mínimamente invasivo y la posibilidad de tratar enfermedades oftalmológicas cuya cirugía antes era sencillamente impensable.

En oftalmología se utilizan distintos tipos de láseres, en función del tipo de patología que hay que intervenir y el procedimiento quirúrgico más conveniente, entre otros factores. Por citar algunos de los más utilizados, podemos mencionar el láser excimer para corregir los problemas refractivos de visión o, por ejemplo, el láser argón y dye láser para tratar enfermedades de la retina.

Por su parte, el láser que nos ocupa, llamado "Neodimio-Yag", se utiliza para el tratamiento del glaucoma y de cataratas. Igualmente, el láser Erbium-Yag permite tratar problemas de cirugía estética ocular, como patas de gallo, extirpación de verrugas víricas, bolsas de grasa y otros signos de envejecimiento cutáneo.

Qué es el láser Yag

El láser Neodimio-YAG empezó utilizándose en el ámbito militar, aprovechando su enfoque selectivo para la destrucción de misiles. Posteriormente, su alta potencia y precisión en el corte de tejidos sin dañar el área contigua se destinó también a usos oftalmológicos.

Este tipo de láser permite ionizar puntos casi microscópicos de tejido para su corte con una gran exactitud, actuando como un bisturí de precisión a distancia, con la particularidad de que se aprovecha que el ojo tenga estructuras transparentes. De este modo, es posible aplicar este láser en su interior sin necesidad de realizar una cirugía tradicional.

Imagen: 

Aplicaciones del láser Yag

La cirugía láser de catarata secundaria, la cámara anterior estrecha o romper sinequias o adherencias en el vítreo están entre sus principales aplicaciones en oftalmología. Por ejemplo, resulta de gran utilidad para perforar la cápsula del cristalino cuando ésta se vuelve opaca tras una operación de catarata, provocando lo que se conoce como catarata secundaria.

Prevención del glaucoma con láser Yag

Es de gran efectividad para perforar el iris con el fin de curar y prevenir el glaucoma por cierre angular, también denominado glaucoma agudo de ángulo cerrado. En este caso, se aplica en los pacientes portadores de "cámara estrecha", cuyas posibilidades de tener una crisis de glaucoma agudo pueden acabar derivando en una pérdida de visión permanente por un aumento súbito de la presión intraocular.

El orificio en el iris con el láser Yag constituye, por lo tanto, una medida preventiva para evitar este tipo de crisis.

Pacientes operados de cataratas y láser Yag

Otra aplicación oftalmolótica del láser Yag es la capsulotomía posterior en pacientes operados de catarata que lo precisen.

La intervención, como hemos apuntado, consiste en la apertura de una pequeñísima "ventana" en la cápsula posterior del cristalino que se ha vuelto opaco. Con esta intervención se trata con éxito el problema que sufren algunos de los pacientes tiempo después de una operación de cataratas, revirtiendo esa visión borrosa ocasionada por las cataratas secundarias.

En definitiva, el láser Yag soluciona fácil y rápidamente problemas que precisarían de cirugía tradicional y, por lo tanto, implicarían muchas más complicaciones y se prolongaría el tiempo necesario para la recuperación. Es más, la intervención con láser Yag puede considerarse una alternativa a la cirugía, pues en realidad permite intervenir el ojo sin necesidad de recurrir a procedimientos quirúrgicos habituales, siendo un procedimiento mínimamente invasivo.

Riesgos del láser Yag

Su uso apenas tiene riesgo de infección, es indoloro, no resulta molesto y se realiza en apenas unos minutos de forma ambulatoria, por lo que tampoco requiere hospitalización. Por lo general, la intervención oftalmológica con láser, incluyendo el láser Yag y otros tipos apuntados, se realizan con anestesia en gotas y tras finalizar el paciente puede volver a casa de forma inmediata.

No obstante como con cualquier fármaco o intervención, también existen riesgos, por lo que es importante saber que aun siendo un método bastante seguro, también es posible que surjan complicaciones que incluso lleguen a causar la pérdida de visión, aunque solo ocurre de un modo excepcional.

Aplicar un buen protocolo de actuación desde antes de la operación y hasta la total recuperación es clave para prevenir este tipo de problemas. A la hora de optar por el láser, por ejemplo, es necesario que el facultativo realice dicha recomendación, descartando previamente posibles razones médica que pudieran desaconsejarlo.

El hecho de que el láser tenga muchas ventajas no significa que, necesariamente, sea aconsejable en todos los casos. Tengamos en cuenta aquí también que la realización del mismo puede ser tanto con fines preventivos como curativos, dependiendo de la patología de que se trate.

Precio del láser Yag

Por último, el precio puede ser un inconveniente a la hora de realizar el tratamiento, pues si bien las clínicas u hospitales privados pueden facilitar su financiación, el costo total es relativamente elevado.

Las tarifas varían en función de muy distintos factores, como la ubicación de la clínica, prestigio de la misma y tipo de intervención y pruebas asociadas que se precise en cada caso. Si queremos una cifra orientativa hemos de tener en cuenta que los precios suelen darse por cada ojo, con un precio conjunto de alrededor de 1.000 euros. Son intervenciones que, por otra parte, no cubre la seguridad social y, por lo general, tampoco los seguros médicos.

Imagen: Capsulotomía posterior tratada con Láser Yag. EyeMD en Wikimedia

Especialistas en Láser YAG recomendados

Preguntas y respuestas sobre láser yag

Noticias sobre Láser YAG

El Quirón Salud Sur estrena Unidad de Retina y Glaucoma que cuenta con Láser Yag y Argón

El Hospital Quirónsalud Sur ha puesto en marcha una nueva Unidad de Retina y Glaucoma que dispone de tecnología punta para el diagnóstico y la cirugía, incluyendo un moderno equipamiento

Entre otro equipamiento, cuenta con el Láser Argón y YAG, Vitreo posterior, un angiógrafo o la Tomografía de Coherencia Óptic (OCT), una técnica de exploración de la retina para el diagnóstico y seguimiento de la patología retiniana. Su uso permite una exploración rápida e inocua para obtener imágenes en alta resolución de la retina y del nervio óptico.

La OCT tiene especial interés por constituir una eficaz herramienta para el estudio de todas las patologías que afectan a la retina, sobre todo para enfermedades de la mácula y del nervio óptico, así como para el diagnóstico temprano y el seguimiento del glaucoma

Por su parte, el Láser Argón y Láser YAG también se utiliza para el tratamiento del glaucoma, además de servir para tratar la retinopatía en diabéticos e hipertensos. Asímismo, el equipo de IOL-Master permite calcular el poder de enfoque de los lentes intraoculares implantados cirugías de catarata, mientras el Vitreotomo posterior reduce el tiempo quirúrgico y la inflamación, facilitando una rápida rehabilitación del paciente.

Por último, el angiógrafo se utiliza para realizar angiofluoresceingrafías y detectar lesiones mediante la observación de su paso por los vasos sanguíneos de la retina. Por último, la nueva unidad está dirigida por la doctora Carmen Sopesén Calderón, Jefe de Servicio de Oftalmología, y atendida por dos retinólogos.

Gacetas Locales

Publicidad