Tratamiento POSE

El nombre de esta intervención quirúrgica está siendo cada vez más popular, pero no deja de ser un término que requiere de una explicación para entender a qué se refiere. Básicamente, podemos definir la técnica, método o tratamiento POSE como una operación de cirugía mínimamente invasiva, llevada a cabo mediante endoscopio.

Qué es el método POSE y en qué consiste

La técnica Cirugía Primaria de Obesidad Endoluminal (POSE), por lo tanto, no es una cirugía abierta, sino una microcirugía que se realiza vía endoscópica con sedación general. El objetivo es la reducción de estómago sin incisiones o, lo que es lo mismo, de manera más segura.

El hecho de tratarse de una operación menos invasiva tiene numerosas ventajas, como la reducción de la intensidad del dolor postquirúrgico, así como del riesgo de infección.

Se logra así una recuperación más rápida, puesto que además no se producen cicatrices externas. Hasta el punto de no requerirse estancias hospitalarias largas o de realizarse incluso de forma ambulatoria.

Si nos preguntamos cómo se realiza la reducción de estómago POSE, de forma breve podemos afirmar que se logra reducir la capacidad del estómago por vía oral. Gracias a un endoscopio flexible (IOP) se introducen distintos instrumentos con los que efectúan una serie de pliegues en el estómago para suturarlos y así reducir la capacidad de distensión del estómago.

Recuperación tras método POSE

La intervención dura alrededor de 40 minutos y tras la misma, el paciente debe recuperarse de la anestesia en la hora siguiente, y después subirá a planta en caso de estar hospitalizado.

Por lo general, se aconseja ingresar una noche después de la operación, con el fin de poder estar atentos a cualquier posible complicación, por otro lado infrecuentes. Al día siguiente se recibe el alta hospitalaria y el paciente puede hacer una vida normal, siempre dentro de lo razonable.

A través de esta intervención, en definitiva, se consigue limitar la capacidad del estómago. Es decir, en la práctica, el paciente ingerirá menos cantidad de alimentos, ya que experimenta sensación de saciedad de forma temprana.

Aunque pueda llevarse una vida relativamente normal pasadas las primeras 24 horas de la intervención, la alimentación es una excepción a esta norma. Durante el primer mes debe seguirse una dieta líquida, y pasar a la dieta semiblanda y blanda de forma progresiva.

Una vez transcurridos el primer mes y medio de la intervención, el paciente podrá volver a comer sólido. En todo caso, durante este periodo no se debe coger peso. Muy al contrario, el objetivo es perderlo de forma paulatina. En concreto, la pérdida de peso se empieza a apreciar ya tras la primera semana de la operación.

Para hacernos una idea, de media se suelen perder en torno a los 15 kilógramos en los primeros 6 meses. Suele tenerse un comienzo muy notable, que se ralentiza de forma leve después, llegando a superarse los 20 kilógramos al cabo del año.

Los avances deben estar monitorizados, mediante un seguimiento profesional realizado durante los dos primeros años. Idealmente, el paciente estará en manos de un equipo multidisciplinar formado por nutricionistas, especialistas en el sistema digestivo, psiquiatras y/o psicólogos.

¿Quién puede hacerse el método POSE?

El tratamiento POSE se recomienda a los paciente con sobrepeso u obesos que hayan fracasado con tratamientos no quirúrgicos. Así pues, cuando los intentos conservadores no resultan satisfactorios, las personas gruesas con índices de masa corporal (IMC) entre los 30 y 40 kg/m2 pueden beneficiarse de esta novedosa técnica.

Siempre teniendo en cuenta, claro está, la valoración que realice el especialista en digestivo o en cirugía de la obesidad de cada paciente en particular. El historial clínico o también el resultado de distintas pruebas que pueda estimar convenientes decidirán en último término la conveniencia de esta operación.

No en vano, por poco invasiva que sea, no deja de ser una intervención quirúrgica que requiere de anestesia general. Asimismo, para obtener los mejores resultados es necesario contar con el compromiso del paciente a la hora de seguir las indicaciones pertinentes a nivel de dietética y de ejercicio físico.

¿Cuál es su precio del tratamiento P.O.S.E.?

El método POSE se realiza con una tecnología punta que, entre otros factores, acaba influyendo en su coste. En general, puede afirmarse que tiene un precio elevado.

Además, debe tenerse en cuenta que a la intervención en sí hay que sumar la necesidad de realizar pruebas previas y sumar el precio del anestesista, del quirófano, del ingreso hospitalario y de posibles medicamentos que se deban prescribirse antes y/o después de la intervención.

Po otro lado, encontraremos diferencias significativas entre clínicas en función de su ubicación o la experiencia del equipo médico, entre otras variables. De forma orientativa, un tratamiento POSE completo puede oscilar entre los 10.000 y los 12.000 euros.

Por último, tengamos en cuenta que es un tratamiento que cubre la Seguridad Social en algunos casos, si bien cada vez son más las clínicas que ofrecen una financiación sin intereses.

Preguntas y respuestas sobre tratamiento pose

Últimos artículos sobre Tratamiento POSE

El Método POSE paso a paso

El Método POSE paso a paso
El Método POSE es un tratamiento sin cirugía, para reducir el tamaño del estómago, mediante plicaturas en determinadas zonas del mismo. más...
13 de marzo de 2017

¿Cómo evitar el efecto yoyó tras una reducción de estómago?

¿Cómo evitar el efecto yoyó tras una reducción de estómago?
Una de las preguntas más comunes que se hacen a los expertos en cirugía estética es si la reducción de estómago puede tener más...
30 de enero de 2017

Noticias sobre Tratamiento POSE

Los beneficios del Método Pose

Tres hospitales europeos acaban de participar en un estudio comparativo Milepost, que trata sobre la pérdida de peso con el Método Pose, realizado en comparación con un programa hospitalario de dieta y ejercicio. Este método, en resultado, permitió perder casi tres veces más peso que la dieta y el ejercicio como programa gestionado por el hospital.

Se seleccionaron 44 pacientes con obesidad con entre 11 y 50 kilos de exceso de peso y se les dividió en dos grupos. 33 de ellos recibieron el Método Pose mientras que los otros 11 disfrutaron de un seguimiento de la dieta y ejercicio ofrecidos en el hospital por un dietista licenciado. Durante 12 meses se observó que los pacientes que se habían sometido al Método Pose habían perdido una media de 46,5% más de sobrepeso corporal, mientras que el resto lo habían hecho en un 18,12%. Se trata de un método de reducción de estómago que ofrece grandes resultados visibles a corto plazo y duraderos en el tiempo que puede ser de ayuda para combatir el sobrepeso y la obesidad en sus grados más peligrosos.

Los resultados positivos del Método Pose

Tres hospitales europeos han participado en un estudio comparativo sobre la pérdida de peso con el tratamiento de nutrición llamado “Método Pose”, que consiste en una intervención menos invasiva, para reducir estómago, a través de endoscopia y sin cicatrices y que ofrece buenos resultados en los pacientes que son sometidos a ella, baja supervisión de especialistas en digestivo. La comparación se hizo con un programa hospitalario de dieta y ejercicio, y se ha determinado que ayuda a perder casi tres veces más peso que el programa gestionado de dieta y ejercicio.

Para el estudio se contó con 44 pacientes que padecen obesidad y que tienen entre 11,6 y 50,7 kgs de exceso de peso, a los que se dividió en dos grupos. A 33 personas se les practicó el Método Pose, mientras que a los otros 11 se les sometió a un programa de dieta hospitalaria y ejercicio supervisado por un dietista. A lo largo de 12 meses se llevó a cabo una supervisión y se determinó que los que se habían sometido a este método habían perdido de media un 46.5% más de sobrepeso corporal, mientras que los que habían realizado únicamente el programa de dieta y ejercicio habían perdido un 18,12% de media.

Publicidad