Entrevista a Alberto Sacristán Rubio, médico de familia

Me gusta tratar pacientes con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica, que son poco comprendidos por no tener un tratamiento convencional

"Lo más importante es escuchar y ver al paciente... En la época en que vivimos en pleno auge de la tecnología se están desarrollando un sinfín de procedimientos diagnósticos para determinar nuestro “estado” de salud. Pues bien, hoy en día todavía no existe ningún procedimiento diagnóstico tan importante como la historia clínica."

Alberto Sacristán Rubio es Licenciado en Medicina y Cirugía, egresado de la Universidad Complutense de Madrid, especialista vía MIR en Medicina Familiar y Comunitaria. Cuenta con formación en homeopatía, homotoxicología y acupuntura. Es experto en acupuntura bioenergética y moxibustión por la Universidad de Santiago.

¿Cómo decidiste dedicarte a la medicina y a la salud?

Es algo que está en mi ADN, mi madre matrona y mi padre ATS+Fisioterapeuta. Ya desde pequeño me subía a mis amigos a casa para curarles las heridas que se hacían cuando jugábamos en el jardín. En muchas ocasiones acompañaba a mi padre cuando tenía avisos a domicilio. Yo me quedaba en la entrada o en el salón de la casa mientras él realizaba la cura o el procedimiento correspondiente al paciente. También acompañaba a mi madre al centro de salud y me enseñaba los instrumentos que usaban en la consulta como la trompetilla para escuchar los latidos del feto, hoy ya olvidados por otros más modernos como la ecografía.

Cuando estudiaba la carrera decidí especializarme en medicina de familia ya que me parecía la forma más bonita y humana de ejercer la medicina. Conocer al paciente, a su familia, a lo largo del tiempo, de una forma integral, en todos sus procesos de enfermar, me atraía más que ver al paciente por un problema en concreto y un tiempo limitado.

Mi formación como médico de familia me ha permitido poder realizar algunos trabajos de investigación que incluso se presentaron en Estados Unidos y me ha servido igualmente para ser docente dando formación en la universidad o teniendo a mi cargo estudiantes o residentes de medicina de familia.

En tu centro, SportSalud, aplicas un modelo holístico de la salud, ¿en qué consiste?

Más que holístico, podría decir que desarrollamos un concepto más moderno que hace años se usa en Estados Unidos, y que en España ha llegado hace poco. Hablamos más de medicina integrativa.

Entendiendo que el individuo es único y que en su singularidad engloba una gran complejidad, desde la medicina integrativa se entiende que no siempre hay un mismo tratamiento para los pacientes, aunque sufran la misma enfermedad. Es decir, que hay muchas personas que tienen hipertensión arterial, pero no a todos les ayuda el mismo tratamiento, por lo que proponemos que el paciente debe recibir un tratamiento individualizado y usando todas las posibilidades disponibles según nuestros conocimientos. Por ello podremos usar medicamentos convencionales y otras posibilidades como homeopatía, acupuntura, terapia neural, ejercicio, modificación dietética, … intentando realizar el mejor y más completo tratamiento para cada persona. Por esta razón me apunté desde un inicio a la Sociedad Española de Salud y Medicina Integrativa (Sesmi).

En Sportasalud trabajamos un grupo de profesionales con amplia experiencia profesional y tratamos al paciente de una forma más global, bajo los principios de la medicina integrativa.

¿Cuáles son las dolencias o patologías más frecuentes con las que acuden los pacientes?

Como en SportSalud contamos con un grupo de grandes fisioterapeutas con una amplia experiencia, por lo que acuden con más frecuencia pacientes con procesos dolorosos del aparato locomotor, artrosis, osteoporosis, contracturas musculares, lesiones deportivas (tendinopatías, esguinces, …) o problemas de espalda (lumbalgias, ciáticas, cervicalgias, …). Pero comentaba en otra pregunta, que me gusta ver al paciente como un todo y por ello trato tanto procesos agudos (catarros, faringitis, gastroenteritis, …) como procesos crónicos (hipertensión, colesterol alto, asma, …). Además de problemas dolorosos del aparato locomotor, puedo decir que procesos del tiroides (tiroiditis autoinmunes, hipotiroidismo, …), me gustan especialmente porque supone un reto para mí.

Otros procesos que me gustan y veo con más frecuencia son fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, pacientes que en ocasiones son poco comprendidos o desahuciados por no tener un tratamiento convencional con resultados favorables y otros como el sobrepeso y la obesidad.

Otras situaciones clínicas que se me presentan y que me gusta, es cuando acude una pareja por dificultad para quedarse embarazados. Incluso cuando hay una situación en la que se vaya a realizar una fecundación in vitro, realizo un tratamiento con acupuntura para favorecer la implantación.

¿Cómo se realiza el diagnóstico y posterior intervención?

Para mí, lo más importante es escuchar y ver al paciente. Lo digo con mucha intención. En la época en que vivimos en pleno auge de la tecnología se están desarrollando un sinfín de procedimientos diagnósticos para determinar nuestro “estado” de salud. Pues bien, hoy en día todavía no existe ningún procedimiento diagnóstico tan importante como la historia clínica. Es decir, que la anamnesis (preguntas que realizamos al paciente con el objetivo de que su respuesta nos oriente hacia el problema que el paciente tiene) es la parte principal y en la que en ocasiones llegamos preguntar durante 30-45´.

Después viene la exploración que realizamos. Los médicos nos olvidamos muchas veces de levantarnos de la silla, de tocar al paciente, de auscultarle.

En último término solicitaremos alguna prueba para confirmar la sospecha diagnóstica o descartar alguna enfermedad en concreto, pero las pruebas (análisis, radiografías, …) siempre deben ser una ayuda y cuyo resultado debe sumarse a lo que hemos averiguado en la anamnesis y hemos visto con la exploración.

A modo de ejemplo y pensando que pueda acudir un paciente a la consulta por una lumbalgia mecánica con un dolor de 8-9 sobre 10. Seguramente que a este paciente le propondría al menos inicialmente 2 sesiones semanales de acupuntura, con una sesión semanal de terapia neural tras una de las sesiones de acupuntura, además valoraría con esta persona la posibilidad de mandarle homeopatía para tomar en casa.

Habitualmente las sesiones de acupuntura son semanales, las de homeopatía o suplementos cada mes o dos meses. Pero todo esto es muy relativo e individual y se valora el primer día con el paciente.

Eres especialista en terapias homeopáticas, ¿en qué momento las recomiendas?

Soy médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria con formación específica (bien en másteres, u otro tipo de cursos) en otras áreas de la medicina, como es la homeopatía, acupuntura, terapia neural, fitoterapia, nutrición…

Esta formación me aporta grandes posibilidades para tratar a las personas. Creo que mi formación me ha aportado la posibilidad de poder ver a las personas y su enfermedad de una forma más amplia.

La utilización de la homeopatía o de la acupuntura, … será en aquellos momentos en los que considere que el paciente obtiene un claro beneficio en la salud del paciente. A veces uso una de las terapias como único tratamiento y en otras ocasiones uso la combinación de algunas de ellas.

Estas terapias son recibidas por mis pacientes con gran aceptación, además no excluyo el uso de los medicamentos convencionales, pensando siempre en la salud de los pacientes.

Con respecto a la homeopatía actualmente soy el Presidente de la Sociedad Española de Medicina Homeopática y de la Asamblea Nacional de Homeopatía que engloba a las 5 sociedades homeopáticas más importantes de España.

14 de noviembre de 2018 | Tema: Médico de familia


Alberto Sacristán Rubio

Médico de familia en Madrid - Medicina Familiar y Comunitaria

Pedir cita
Calle Vinaroz 44, local (junto a plaza Cataluña) (SportSalud ) - 28002 Madrid
915 641 558 915 641 558
contactar