Cáncer de próstata

Cáncer de próstata

El cáncer de próstata, en países occidentales,  es el cáncer más frecuente en hombres de más de 50 años. Su incidencia a nivel mundial es de alrededor de 700.000 nuevos casos al año, lo cual supone que uno de cada 7 hombres será diagnosticado con esta enfermedad a lo largo de su vida.

Sobre todo, a partir de los sesenta, afectando a uno de cada dos hombres a partir de los 80 años. En todo caso, avanza lentamente, manifestándose al cabo de una o varias décadas. Por lo tanto, es importante someterse a exámenes una vez por año con el fin de prevenirlo o, al menos, lograr un diagnóstico lo más temprano posible que evite peores consecuencias.

Qué es el cáncer de próstata y diagnóstico

El cáncer de próstata es de evolución lenta, por lo que cuando se observan síntomas se encuentra en un estadio avanzado.

Así pues, habida cuenta de que la edad es un importante factor de riesgo, los hombres mayores de 50 años deberían realizarse una supervisión médica regular, en la que se incluya el examen rectar digital y, en caso de requerirse, una prueba de sangre para controlar el funcionamiento de la glándula prostática.

De detectarse la presencia de una masa en la próstata o el antígeno específico de próstata en el análisis, una proteína conocida como PSA, confirmar el diagnóstico precisa de la realización de una biopsia. Es decir, la naturaleza maligna del tumor debe confirmarse mediante la misma y por un especialista, normalmente en urología.

Si se obtienen resultados positivos, el pronóstico dependerá de una posterior evaluación que permita determinar su localización, la naturaleza del cáncer, su fase y evolución, entre otros factores propios de cada paciente. No en vano, hay que tener en cuenta que muchos hombres mueren con cáncer de próstata sin que éste sea la causa de la muerte.

Síntomas del cáncer de próstata

Como apuntábamos, el cáncer de próstata evoluciona lentamente, y por lo general en sus inicios es asintomático. Más adelante, puede dar lugar a síntomas bastante inespecíficos, en la mayoría de los casos, relacionados con aspectos urinarios que afectan a la micción.

Entre otros, una frecuencia excesiva de micción, una mayor necesidad de orinar y dolor o sensación de ardor al orinar, dificultad para retener la orina, hematuria, flujo de la orina débil o discontinua, bloqueo de la misma, trastornos eréctiles o eyaculaciones dolorosas.

El cuadro clínico se completa, en ocasiones, con dolor en la espalda, la parte superior de los muslos o las caderas. En casos avanzados, se siente una fatiga generalizada y también puede aparecer anemia.

Aun así, es importante quedarse con la idea de que, en su mayor parte del tiempo, el cáncer de próstata no suele manifestarse, con lo que solo el examen clínico de la próstata o los análisis de tipo preventivo permiten el diagnóstico.

Tratamiento del cáncer de próstata

El tratamiento será de acuerdo con el perfil de cada paciente y, por lo general, se basará las valoraciones realizadas en reunión en la que participarán profesionales multidisciplinares.

Dependiendo de la fase en la que se encuentre el tumor, se puede proponer la cirugía, la radioterapia, la radiación interna (braquiterapia), así como terapia hormonal y también la quimioterapia. Además, existen tratamientos con vacunas y dirigidos a los huesos, así como la crioterapia y la criocirugía.

Elegir un tratamiento adecuado para cada paciente, por lo tanto, es una decisión clave. Por poner un ejemplo, cuando es factible, suele optarse por la opción quirúrgica en cánceres de bajo riesgo, ya que ofrece mejores perspectivas de remisión.

Si el cáncer se ha propagado (metástasico), el tratamiento dependerá del grado de afectación el mismo, entre otros aspectos, como su tamaño y localización, pero puede incluir también la resección traunsuretral de próstata con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente.

Igualmente, en el caso de la quimioterapia, su aplicación se realizaría en caso de que la radioterapia y el tratamiento hormonal no hayan resultado eficaces. En estos casos, se intenta frenar avance de la metástasis, así como reducir el dolor y otros síntomas asociados a la misma.

Cómo prevenir el cáncer de próstata

Por último, es importante responder a la cuestión de cómo prevenir el cáncer de próstata. Si bien estamos ante una patología con numerosos factores de riesgo que no se pueden prevenir, tales como la herencia, la raza o la edad, lo cierto es que también existen medidas que podemos tomar para reducir el riesgo de padecerlo.

Es recomendable llevar una vida saludable, incluyendo el control del peso, una alimentación equilibrada y una actividad física moderada. Algunos estudios, por otra parte, estudian si alagunos suplementos alimenticios y medicamentos pueden actuar al respecto, pero por ahora ninguno ha conseguido probarlo.

Mientras la ciencia avanza en este sentido, la mejor arma que tenemos actualmente para luchar contra este tipo de cáncer es la detección temprana mediante las revisiones médicas regulares, que puede realizar el médico de familia o el urólogo, si ya existiera algún síntoma o antecedente previo. Por lo tanto, su detección precoz constituye el principal modo de combatirlo, pues abordarlo en sus primeras etapas aumenta las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Imagen: Blywooth en Wikimedia

Especialistas en Cáncer de próstata recomendados

Preguntas y respuestas sobre cáncer de próstata

Últimos artículos sobre Cáncer de próstata

Día Mundial del Cáncer. 4 de febrero

Día Mundial del Cáncer. 4 de febrero
  Hoy 4 de febrero ha sido elegido como Día Mundial del Cáncer, con el objetivo de crear conciencia en la población sobre esta más...

masquemedicos 04/feb/2017

Opiniones de pacientes sobre cáncer de próstata

Opinión de Maria Eugenia sobre Antonio Berenguer Sánchez 1
Opinión sobre Manuel Carbonero Garcia 5 Yo, encantado. A mí me operó de un cáncer de próstata con 48 años y GENIAL!!!!! Le costó un poco decirme el diagnóstico, pero a partir de ahí, encantador!!!!
Opinión de ricardo sobre Javier Angulo Cuesta 5 Mi nombre es Ricardo Alonso Puente, conozco al dr. Angulo desde hace 30 años, mi esposa sufrió un cancer de cuello de cervis hace 24 años, el dr. Angulo era facultativo en el hospital de Basurto-Bilbao, los animos y atención que me procuró, junto a su calidad humana fueron vitales en aquellas...
Opinión sobre Javier Sánchez de la Vega 5 El Dr Sánchez de la Vega me operó un cancer de próstata por laparoscopia del que hoy estoy curado. Solo estuve ingresado 2 días. Dios bendiga esas manos.
Opinión de Rafael sobre Antonio Berenguer Sánchez 1 Nada, me parece un ser despreciable, como profesional peor todavía, ni mira al paciente, mi experiencia un cáncer de próstata metastasico, que el no se molesto en diagnosticar., 18 meses antes, cuando hubiera podido curarse
Opinión sobre Cristina Quicios Dorado 5 Mi doctora cristina dorado urologia madrid muy buena doctora cancer de prostata muchas gracias
Opinión de carmen sobre Estefanía Romero Selas 5 Excelente. Buena profesional y humana. Yo fui por mi marido al que opero de cáncer de próstata y además de estar curado, hace una vida normal. Nos apoya en todo y aunque mi problema no es tan grave, su trato y seriedad es igual.
Opinión de Diego sobre Angel Navarro Martos 1 Nada
Opinión de JAVIER sobre Doctor Josep Miquel Viladoms Fuster 1 Este sr. me opero de una vasectomia y una circuncision el dia 28.3.11 en la clinica Teknon de Barcelona, en principio me parecio un tipo muy accesible y ''complice'' rollo ''coleguillas'' la verdad sali contento de la 1ª visita, le explique que me cuesta mucho fiarme de los medicos y me...
Opinión sobre Centre Mèdic Mayo 5 Operado de un cáncer en la vejiga por el Dtor. Colom del CM Mayo El diagnóstico fue certero y el tacto en comunicármelo muy de agradecer en semejante situación. Dos semanas más tarde me operó un jueves por la tarde y el domingo por la mañana en la calle. Llevo años de revisión semestral y...

Noticias sobre Cáncer de próstata

Urólogos españoles cuestionan la eficacia del cribado en el diagnóstico del cáncer de próstata

Cáncer de próstata

El diagnóstico precoz puede reducir la mortalidad por algunos tipos de cáncer, como puede ser el de próstata. La técnica del cribado ha demostrado su eficacia en los varones europeos desde que se puso en marcha hace 15 años con el nombre de Estudio Randomizado Europeo de Cribado para el Cáncer de Próstata.

En él han participado más de 180.000 pacientes de ocho países del viejo continente, incluyendo nuestro país, y se considera que puede reducir la mortalidad por esta patología en un 21%. En él se determina el nivel de una proteína que se produce en las células de este órgano. Solo es necesario realizar un análisis de sangre, y si esta proteína supera los 3 nanogramos por mililitro se puede pasar a la siguiente fase: una biopsia.

Sin embargo, aunque en los datos europeos sí se ve una reducción de la muerte en pacientes, en el caso de España esto parece no ser así, según afirman en la unidad de Urología del Hospital Universitario Infanta Cristina, que no han visto estos buenos resultados en sus estudios. Sin embargo, reconocen que han logrado reducir el tiempo de detección de este tipo de patología, un avance significativo que mejora el tratamiento.

Referencia:

M. Luján, Á. Páez, J.C. Angulo, G. Andrés, H. Gimbernat, C. Redondo, G.M. Torres y A. Berenguer. “Update of the results of the Spanish branch of the European randomized study on screening for prostate cancer (ERSPC)”, Actas Urológicas Españolas 39 (7), julio 2015. DOI: 10.1016/j.acuroe.2015.06.004.

Imagen:  Cancer Research UK / Wikimedia Commons

 

Los niveles de PSA y el cáncer de próstata

El PSA es una prueba urológica que detecta indicadores de cáncer de próstata en los pacientes con algún tipo de síntoma o que se encuentran en un grupo de riesgo. La prueba se realiza cuando el paciente tiene síntomas urinarios como dolor al miccionar, y ayuda en el diagnóstico de la enfermedad.

Un nivel alto de la proteína PSA en la analítica puede indicar una hiperplasia o cáncer de próstata, aunque no se puede establecer un diagnóstico basándose solamente en estos resultados. El urólogo debe realizar una valoración conjunta tanto de los síntomas como de los factores de riesgo individuales, como la edad o la genética.

Un dato importante es que cuando esta proteína se encuentra en valores por debajo de un cifra concreta, significaría que existe un mínimo riesgo de desarrollar la enfermedad en un futuro. De hecho, después de una cirugía o un tratamiento de radioterapia para combatir el cáncer, los valores son casi nulos. Por tanto, esta prueba se utiliza para descartar la presencia de la enfermedad en pacientes que se sitúan en un grupo de riesgo, sobre todo los mayores de 50 años, aquellos que cuentan con casos en su familia o los que tienen un tamaño anormal de próstata.

Publicidad