La biopsia consiste en extirpar o extraer una pequeña porción de tejido, que puede pertenecer a diferentes órganos, como por ejemplo, vejiga, mama, vías biliares, pulmón, hígado, riñón, miocardio, testículos, etc. para determinar la presencia de una patología o enfermedad, como por ejemplo el cáncer de mama.

Por lo general, el paciente asocia la biopsia a una enfermedad grave, sobre todo al cáncer. Pero no siempre tiene que ser así, puesto que la biopsia es, sobre todo, una prueba de gran valor diagnóstico, de gran eficacia a la hora de facilitar su realización o confirmación.

El resultado del examen microscópico de la muestra de las células retiradas es clave para completar los datos detectados en exámenes previos. Por lo general, se utiliza para confirmar o descartar una patología o determinar su tipo.

A continuación veremos cuándo y cómo se realiza, sus posibles riesgos y otras respuestas a preguntas que suele plantearse el paciente. No olvidemos que si bien la biopsia suele tener fines diagnósticos, en algunos casos también resulta terapéutica.

¿Qué es la biopsia?

La definición de biopsia nos remite a distintos aspectos prácticos de la misma. Entre otros, hemos de apuntar que se trata de un procedimiento quirúrgico cuyo objetivo es el estudio de las características y la naturaleza biológica de la muestra. Es decir, se realiza un examen microscópico de laboratorio de la muestra tomada de cualquier parte del cuerpo.

La biopsia se puede hacer en todos los órganos, para lo cual un médico o un cirujano tomará una pequeña muestra de un tejido para examinarla, por lo que ayudará a ir más allá de una exploración clínica. De este modo, será de gran ayuda para llegar a un diagnóstico preciso, si bien los resultados normalmente no se obtienen enseguida.

Por lo general, tras realizar el procedimiento, las muestras se envían a un patólogo o médico especialista para su examen. Finalmente, se obtiene un resultado que se remitirá al médico o equipo multidisciplinar que esté tratando al paciente. Se trata, en suma, de uno de los métodos de mayor precisión y fiabilidad que existe actualmente.

Tipos de biopsia

Como hemos apuntado, se trata de una prueba que se puede hacer prácticamente en todos los órganos, razón por la que podemos hablar de distintos tipos de biopsia. Entre otras la biopsia de médula, de piel, de hígado, de próstata, de estómago, cerebral o, por ejemplo, de lengua.

La biopsia de piel o cutánea, una de las más habituales, es una técnica sencilla y rápida, que se realiza mediante una pequeña inyección en la zona, anestesiando de forma local dicha área. No siempre se precisa de puntos de sutura, en función del tamaño de la biopsia. Las complicaciones son muy raras, si bien las más frecuentes son el sangrado y la infección.

La biopsia de seno se suele realizar cuando otros estudios hacen pensar al patólogo que se podría tener cáncer de seno. Existen distintas técnicas y su aplicación dependerá de factores como su localización, el tamaño o, entre otros, también de las preferencias personales. En este caso, la única manera de diagnosticar el cáncer de mama es mediante una biopsia.

En una biopsia de útero, concretamente de cuello uterino o cervical, otra de las biopsias más habituales, se analizan los tejidos del cuello del útero para concluir si se observan condiciones anormales o precancerosas o cancerosas en el cuello del útero. No es una prueba dolorosa, si bien se lleva a cabo sin anestesia y tras la prueba podría producirse un pequeño sangrado.

La biopsia de riñón, como su propio nombre indica, ayuda a detectar anomalías y enfermedades que afectan al funcionamiento de los riñones. Salvo excepciones, en las que se requiere de una pequeña intervención quirúrgica, se realiza en uno de los riñones mediante una punción. Se administra anestesia local y requiere ingreso hospitalario para descartar posibles complicaciones como dolor, mareo o sangrado en la orina.

¿Cómo se hace una biopsia?

De igual manera que se pueden hacer biopsias de una gran variedad de tejidos y órganos, existen diferentes procedimientos para la obtención de las muestras. Así pues, la clasificación de las biopsias no solo se puede hacer en función de la zona o tipo de tejido extraído, sino tamibén de acuerdo con la técnica utilizada para dicha extracción.

Centrándonos en esta última clasificación, podemos encontrar biopsias excicionales (básicamente una intervención quirúrgica que extirpa un órgano compleo o tumor), así como incisionales, en cuyo caso se extirpa una porción de tejido.

También es posible realizar una biopsia estereotáxica, que requiere el apoyo de técnicas de imagen para visualizar la zona de la cual hemos de extraer una muestra.

Por su parte, la biopsia endoscópica se realiza en lugares de la anatomía donde puede llegar el endoscopio. Otras maneras de realizar la biopsia son por perforación, utilizando una aguja fina mediante punción aspiración o con aguja gruesa.

Otra clasificación de la biopsia:

  • Biopsia por punción o percutánea. A través de un tubo hueco denominado jeringa, se extrae el tejido. El cirujano puede ayudarse de una ecografía o tomografía para llegar más fácilmente al área a analizar. 
  • Una biopsia abierta, mediante incisión en el área, para extraer el tejido. Se trata de una cirugía que precisará de anestesia local o general.
  • Biopsia cerrada: También se hace una incisión, pero más pequeña que en la biopsia abierta, por la que introducir una especie de pequeña cámara, que permite a su vez tomar la muestra.

Sea cual sea la técnica empleada el procedimiento será más o menos invasivo, provocando una herida mayor o menor según se aplique una u otra. Igualmente, se requerirá una anestesia general, local o ésta no será necesaria y las molestias o dolor también será variable. 

Si se va a realizar una biopsia, puede que tenga que interrumpir la medicación con antiinflamatorios no esteriores, AINES y ácido acetilsalicílico, entre otros, ya que pueden provocar sangrado. En definitiva, no es una técnica que implique un riesgo elevado y puede realizarse siguiendo distintos procedimientos, elegidos según sean más o menos adecuados para cada paciente.

Imagen: Dake-commonswiki en Wikimedia

Especialistas en Biopsia recomendados

Preguntas y respuestas sobre biopsia

Opiniones de pacientes sobre biopsia

Opinión de Maria sobre Frco Javier Azúa Romeo 5 Me encontraron un bulto en el pecho y estaba muy nerviosa, el dr azúa estudió mi biopsia de mama en un tiempo record, y gracias a Dios todo fue bien. Me habían dicho que es muy rápido, pero en mi caso se portó espectacular.
Publicidad