La cirugía de la obesidad permite tratar una de las enfermedades con mayor presencia en la sociedad actual, la obesidad o excesivo peso debido a la acumulación de grasa, que puede ser debida a factores genéticos, metabólicos, nutricionales o derivada de algunas enfermedades.

La cirugía de la obesidad se recomienda en situaciones de obesidad crónica, si no se consigue reducir peso por otros métodos, durante más de 5 años; con un Indice de Masa Corporal determinado, que deberá establecer el especialista. No se debe padecer ninguna contraindicación para ser intervenido, ni ser toxicómano, ni tener enfermedad mental grave, ni padecer un trastorno de la alimentación crónico.

Existen diferentes técnicas para realizar la cirugía de la obesidad, destacando:

  • Operaciones restrictivas, son las que se conocen como de reducción de estómago, aunque también provoquen alteración neuroendocrina, lo que hacen es disminuir el apetito, al aumentar la sensación de saciedad. La manga gástrica y la banda gástrica son las más conocidas.
  • Operaciones mixtas, que intervienen tanto en el estómago como en el intestino, teniendo también efecto mecánico y neuroendocrino, destacando el bypass gástrico, que reduce de forma importante el estómago, así como el duodeno. 

La cirugía de la obesidad infantil, a estudio

Siempre y cuando sean niños o adolescentes que realmente lo precisen, la cirugía de la obesidad puede ser recomendable. Así lo concluye un estudio llevado a cabo por la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), en colaboración con distintas entidades científicas relacionadas con el diagnóstico, manejo y tratamiento de la obesidad en las etapas infantil y adolescente.

El estudio, titulado "Initial approach to childhood obesity in Spain” defiende el uso de la cirugía en adolescentes que padezcan obesidad severa e, idealmente, hayan completado su desarrollo.

En el estudio han participado 60 expertos y en él se ha empleado el método Delphi de elaboración y medición de encuestas con el objetivo de conocer el estado actual de la cirugía de la obesidad en niños y adolescentes con edades de entre los seis y los 18 años.

La terapia debe ir dirigida a la prevención para no interferir en el proceso normal de crecimiento, pero se dan casos de obesidad grave que requieren estar bajo las pautas establecidas por un equipo multidisciplinar. Son casos extremos en los que se puede barajar la posibilidad de la intervención quirúrgica.

El trabajo concluye que, a pesar de las recomendaciones generales, la edad no debe ser un condicionante definitivo para optar por la cirugía. Siempre y cuando el caso lo aconseje, la cirugía podría ser clave en la recuperación de pacientes con obesidad severa, pues se ha demostrado que reduce la mortalidad.

Especialistas en Cirugía de la obesidad recomendados

Preguntas y respuestas sobre cirugía de la obesidad

Últimos artículos sobre Cirugía de la obesidad

Qué comer para no subir de peso en verano

Qué comer para no subir de peso en verano
En vacaciones siempre solemos excedernos con la comida, hay que admitir que a todos nos encantaría poder comer y no engordar. Lo has dado más...
05 de junio de 2017

Noticias sobre Cirugía de la obesidad

La cirugía bariática disminuye el dolor de articulaciones

Un estudio realizado entre un grupo de pacientes con obesidad severa sometidos a cirugía bariática ha demostrado que han sufrido una mejoría en el dolor, la función física y su capacidad de caminar en un periodo de tres años. Cuando un paciente sufre obesidad severa puede padecer dolor en las articulares y un deterioro de la función física, es decir, la capacidad de doblarse, levantarse o caminar. El exceso de peso puede, pues, generar un daño en las articulaciones lo que puede repercutir en la calidad de vida del paciente.

Así, la cirugía bariática es eficaz para lograr una pérdida significativa de peso y también para mantenerla en el tiempo, pero hasta ahora no se había descrito su impacto sobre la mejora del dolor y la condición física general de quienes se sometían a esta intervención. En este estudio se analizó a un grupo de sujetos y su evolución durante los tres años siguientes a la operación, y se determinó que es muy eficaz para evitar estas secuelas de un excesivo peso corporal, que no solo afecta a las funciones cardiovasculares, sino también a las propias articulaciones, que tienen que cargar más peso de lo normal.

 

Publicidad