Cirugía estética facial

Cirugía estética facial

Operarse la nariz, orejas, pómulos, lifting, párpados... La cirugía estética facial permite mejorar el aspecto de nuestro rostro, la parte del cuerpo más visible. Es lógico, por lo tanto, prestarle una especial atención a esta parte del cuerpo con el fin de embellecerla.

Las razones o motivaciones pueden ser muy diferentes, pero por lo general se intentan corregir imperfecciones o recuperar la elasticidad de la piel cuando ésta comienza a arrugarse con la edad. Optar por la cirugía estética puede deberse, por otro lado, a un intento de dar solución a problemas de salud y estéticos a una misma vez, como en ocasiones ocurre con las rinoplastias.

¿Qué es la cirugía estética facial?

De hecho, la cirugía estética nació de la cirugía reconstructiva, con lo que tiene un origen terapéutico, si bien con ella no se busca reparar lesiones, enfermedades o malformaciones sino mejorar aspectos estéticos con el fin de embellecer o rejuvenecer.

Por lo tanto, se introduce una dimensión armónica que dota a esta especialidad médica de una atención a las formas para corregir un problema causado por una enfermedad, traumatismo o aspecto físico natural que se quiera mejorar.

En suma, la cirugía estética facial, como su nombre indica, está totalmente dedicada a la estética y la belleza, si bien puede complementarse con problemas patológicos o de anormalidad para el rostro, buscando un resultado natural que respete los deseos del paciente.

Aunque solemos asociar la cirugía estética con intervenciones demandadas sobre todo por mujeres, lo cierto es que también los hombres suelen requerirlas.

Si bien el problema de las arrugas suele acomplejar más a las mujeres, y la realización de liftings es mucho mayor entre éstas, existen muchas otras razones por las que también se demanda de forma importante la cirugía estética facial en hombres. Pensemos, por ejemplo, en la rinoplastia, o en la otoplastia, la cirugía estética de la nariz u orejas, respectivamente.

En definitiva, si mejorar la apariencia de la piel es una de las principales razones para utilizar una cirugía estética facial, un aspecto que cada vez preocupa más a los hombres, también hay otras muchas imperfecciones que pueden ser corregidas. Además de la otoplastia y rinoplastia, se pueden corregir los párpados caídos para decir adiós a una mirada triste o moldear el rostro corrigiendo el mentón o los pómulos, entre otras posibilidades. Todas ellas demandadas por hombres y mujeres.

Antes y después de una cirugía estética facial

El antes y después de las operaciones plasmado mediante elocuentes fotografías es la principal carta de presentación de un cirujano o clínica de cirugía estética. En la red encontraremos multitud de ellas, dándonos una idea de los resultados que podemos esperar.

Sin embargo, hemos de tener en cuenta que se trata de una selección de pacientes, por lo que a la hora de valorar la conveniencia de una u otra clínica es importante tener en cuenta otros muchos factores.

Aprovechemos las posibilidades que hoy nos brinda el mundo digital para consultar foros y páginas independientes en las que encontremos opiniones de pacientes de unas y otras clínicas. Solo así podremos tener una idea más formada sobre la calidad de la clínica y prestigio o confiabilidad de los cirujanos plásticos.

A su vez, desconfiemos de precios demasiado económicos y pidamos presupuestos en distintas clínicas pidiendo que nos incluyan todos los conceptos para no llevarnos sorpresas desagradables por gastos inesperados.

Precios de la cirugía estética facial: qué tener en cuenta

Las intervenciones de cirugía estética no son económicas, si bien la fuerte competencia que existe en el sector actúa en beneficio del paciente. Siempre y cuando, repetimos, estén dentro de unos márgenes creíbles y se realicen por cirujanos plásticos de probada solvencia, con todas las garantías médicas necesarias y si es posible reconocidos por una sociedad médica, como por ejemplo la SECPRE, Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética.

Por último, son gastos que no asumen los seguros médicos privados, salvo excepciones que incluyen algunos casos en sus coberturas, y mucho menos los subvenciona la seguridad social, a no ser que se trate de un accidente o enfermedad que la requiera.

Es decir, normalmente la cirugía estética facial no se incluye cuando la razón es puramente estética, por lo que conviene informarse para saber si nuestro caso lo cubre o no la seguridad social.

En ocasiones, podríamos conseguir una cobertura parcial de los gastos, lo cual rebajaría de forma importante la factura final. Sin olvidar, por otra parte, que pese a tratarse de técnicas cada vez menos invasivas, pueden requerir un posoperatorio de varios días o semanas, con lo que debemos dejar de trabajar durante ese tiempo.

Una vez hayamos indagado lo suficiente y nos hayamos planificado contaremos con toda la información necesaria para tomar una decisión al respecto. Sin olvidar, por otro lado, las distintas posibilidades de financiación que ofrezcan las clínicas. En último término, contaremos con todos los elementos necesarios para comparar los precios, la calidad y solvencia de clínicas y profesionales y, finalmente, hacer la mejor elección.

Preguntas y respuestas sobre cirugía estética facial

Últimos artículos sobre Cirugía estética facial

¿Existen las proporciones perfectas? Dra. Ainhoa Placer

¿Existen las proporciones perfectas?
¿Las medidas ideales y las proporciones perfectas, realmente existen? ¿Los cirujanos plásticos siguen estas medidas?. La perfección más...

Dra. Ainhoa Placer 14/nov/2017

Cirugía facial masculina

Cirugía facial masculina
Las intervenciones que componen la gama de cirugías plásticas faciales para los hombres son múltiples y diversas; pero las más habituales más...

Dr. Julio Puig 27/nov/2015

Noticias sobre Cirugía estética facial

La cirugía estécia facial empieza a ser más frecuente

A la cirugía estética facial recurren menores de 35 de años, en muchos casos para resolver problemas de malformación facial. 

Según las estadísticas anuales de la Sociedad Americana de Cirugía Estética Plástica (ASAPS, por sus siglas en inglés, del año 2015, así como las encuestas entre los 127 cirujanos plásticos de la Asociación Española de Cirugía Estética Plástica, las liposucciones y abdominoplastias son las intervenciones más comunes que se realizan en personas de todas las edades. 

Por grupos de edad, las menores de 35 años suelen estar preocupadas por cambiar sus pechos y solucionar las malformaciones faciales. El 27,3 por ciento de las cirugías plásticas en este rango de edad corresponden a aumento de pecho, un 14,2 por ciento a cirugía de nariz y un 5,8 por ciento a cirugía facial.

En personas con más edad los problemas estéticos se focalizan en el pecho, abdomen, cintura y piernas. En este sentido, las con más éxito en pacientes entre 35 y 50 años son las liposucciones (24%), los aumentos de pecho (15,7%), las abdominoplastias (13,3%), las mastopexias (10%) y las rinoplastias (6,8%).

La cirugía plástica y más concretamente la cirugía facial está siendo muy demandada por personas de todas las edades, ya que cada vez está más a disposición de la población.

 

Fotos y vídeos sobre Cirugía estética facial

Publicidad