La colposcopia es una prueba diagnóstica ginecológica utilizada para la detección de lesiones que pueden ser precursoras de cáncer o ya cancerosas. La prueba consiste en al observación, de forma ampliada, mediante microscopio, del epitelio o superficie del cuello del útero, la vulva, introito y paredes vaginales.

¿Qué es la colposcopia?

La colposcopia es un examen ginecológico del cuello uterino que se lleva a cabo aplicando tintes en esta parte de la anatomía para observar y visualizar con mayor eficacia. En concreto, se realiza utilizando un microscopio binocular con el fin de hacer zoom y así observar posibles lesiones invisibles a simple vista.

Gracias a esta lente de aumento y a una potente iluminación del cuello, sometido a los mencionados tintes, se pueden identificar estas pequeñas lesiones precancerosas. Es decir, son lesiones que, con el tiempo, podrían convertirse en cáncer del cuello del útero.

¿Para qué sirve la colposcopia?

Esta prueba sirve tanto para identificar de forma precoz posibles lesiones precursoras de un cáncer o ya cancerosas, así como para biopsias de estas lesiones o también extirparlas directamente. En caso de realizar uan biopsia, durante el procedimiento se tomará una muestra de tejido del área anormal detectada el cérvix uterino.

No es una prueba dolorosa, si bien puede hacer sentir al paciente un ligero hormigueo pasajero. Igualmente, requiere establecer anteriormente un espéculo para exponer esta parte de la anatomía.

La realización de la colposcopia es sencilla y segura, dura tan sólo unos minutos, no provoca sangrado ni dolor y la paciente regresa a casa una vez terminada la prueba, sin necesidad de ser hospitalizada.

¿En qué casos se practica la colposcopia?

El ginecólogo recomendará realizar la prueba en caso de sangrado transvaginal anormal; con un resultado de citología de cervix anormal, por presencia de displasia; en pacientes que tengan antecedentes de cáncer o infección por virus de papiloma humano; también antes de realizar una operación de útero.

Es necesario realizar una colposcopia en casos muy distintos, que tienen en común la sospecha de que pudieran existir las mencionadas lesiones precancerosas. Entre otras, cuando el ginecólogo observa un cuello de apariencia anormal o para la realización del tratamiento mediante esta técnica. Del mismo modo, resulta útil para la vigilancia después del tratamiento, pues así se identifica cualquier lesión residual o persistente.

También se suele realizar cuando se detecta un frotis anormal o anomalías en la vulva que lo aconsejen, así como cuando se padece una infección persistente por el virus del papiloma humano (VPH).

Por lo general, se realiza tras practicarse una citología de cérvix o test de Papanicolaou que arroje un resultado sospechoso. Es decir, tras detectarse células anormales que podrían ser cancerosas o precancerosas. Por este motivo hemos afirmado en el inicio del artículo que, sobre todo, se practica tras una citología vaginal que la recomiende.

Sin embargo, no es el único motivo, como también apuntamos. Además de los posibles motivos señalados, su utilidad también se orienta a realizar controles periódicos de pacientes que tengan antecedentes de cáncer o infección por VPH.

¿Qué se puede detectar con la colposcopia?

Después de la citología cervical, la colposcopia es la prueba utilizada para el diagnóstico temprano del cáncer de cuello de útero o cérvix uterino, la parte más baja del útero, situada en el fondo de la vagina, que mide unos tres centímetros de longitud. Su utilidad también está orientada al estudio de las lesiones y permite su extirpación.

Por otra parte, aunque su uso para el examen de cuello de útero es el más habitual, es importante dejar constancia de que esta prueba ginecológica tiene una aplicación en realidad más amplia. Así pues, la colposcopia se utiliza para examinar posibles enfermedades, sobre todo cáncer de cuello uterino, así como la vagina y vulva. El objetivo, esencialmente, es observar posibles cambios que puedan convertirse en un cáncer o ya serlo.

¿Cómo se realiza la colposcopia?

Como preparación para la colposcopia, esta prueba no se debe realizar durante el periodo menstrual y, si bien no precisa de una preparación específica, no se debe aplicar ningún producto en la vagina, colocar óvulos, ni tampoco realizar duchas vaginales.

Tampoco ha de practicarse sexo las 24 horas antes. En caso de que la paciente esté embarazada o crea estarlo, es importante informar al médico. Antes de su realización, no obstante, el médico informará a la paciente de estos detalles.

La duración de la prueba rondará entre un cuarto de hora y media hora y su procedimiento comienza con la inserción del espéculo en la vagina. Es así como se ensancha la misma para acceder al cuello del útero con mayor facilidad. Será entonces cuando el ginecólogo pueda examinarlo con precisión sirviéndose del colposcopio.

Gracias a su colocación en la entrada de la vagina, el cuello uterino se puede observar entre seis y diez veces más grande. La aplicación de los tintes, justo entonces, permite observar posibles células anormales, ya que éstas se muestran de color blanco o marrón, en función de la solución aplicada.

El uso de una solución de vinagre rebajado es una opción común. Por su parte, la extracción de muestras de tejido se realiza con una cureta, una herramienta con forma de cuchara.

Interpretación de los resultados de la colposcopia

Si el examen identifica células anormales, la extracción de un pequeño trozo de tejido de dicha área permitirá hacer una biopsia enviándolo a un laboratorio con el fin de obtener un diagnóstico definitivo. Aunque se trata de una pequeña muestra de tejido, el paciente sentirá un pinchazo y podría sangrar un poco tras realizarle la prueba.

Por contra, si no se encuentran anormalidades, los resultados de la colposcopia se interpretarán en función de lo observado en la citología realizada previamente. Así pues, el tratamiento dependerá de muy distintos factores.

Imagen: BruceBlaus en Wikimedia

Especialistas en Colposcopia recomendados

Preguntas y respuestas sobre colposcopia

Opiniones de pacientes sobre colposcopia

Opinión sobre Francisco J. Dieguez Benito 5 El Dr. Diéguez de Benito viene ejerciendo Obstetricia y Ginecología desde hace más de 30 años. Además de trabajar en el Hospital Gnral Universitario de Alicante, en el área de Esterilidad y...
Opinión de Sandra sobre José Almagro Martínez 5 Uno de los mejores doctores con los que he tenido el placer de cruzarme; súper atento y amable. Me mandó el doctor Luna para hacerme una citología colposcopia y desde el momento en el que entras a...
Publicidad