Lentes multifocales

Lentes multifocales

La gran ventaja que supone poder integrar distintos tipos de aumentos en una sola lente ha popularizado el uso de las lentes multifocales. Una comodidad que, sin embargo, también tiene sus desventajas y peculiaridades, como veremos a continuación y, por lo tanto, no están aconsejadas para todas las personas.

Mientras innovadoras tecnologías prometen el fin de las gafas, hoy por hoy las lentes multifocales son una opción muy interesante para combatir la falta de transparencia del cristalino (cataratas) o la pérdida de capacidad de enfoque, caso de la presbicia o vista cansada. Por otra parte, su uso intraocular también permite disfrutar de sus ventajas sin necesidad de llevar gafas.

Qué son las lentes multifocales y para qué sirven

¿Pero, qué son exactamente? Podemos definir las lentes multifocales como aquellas que permiten ver a diferentes distancias. Diseñadas para utilizar distintas potencias de lente, por lo tanto, permiten al usuario enfocar la visión a una u otra distancia.

Lo consiguen gracias a unos círculos concéntricos o escalones tallados en su superficie, razón por la que se requiere una adaptación de unas cuantas semanas para poderse usar de forma idónea. Una vez adquirida la práctica, siguiendo las indicaciones que proporcionan ópticos y oftalmólogos, se puede empezar a disfrutar de sus ventajas.

El mero hecho de disponer de diversas graduaciones en cada lente permiten un uso único, sin necesidad de intercambiar otros lentes en función de la distancia de los objetos que deseemos enfocar en cada momento. Normalmente, cada lente incluye tres tipos de graduación para así poder ver objetos muy cercanos, a distancia intermedia y más lejana.

Por lo tanto, permiten una transición gradual, que imita al ojo, frente a las gafas bifocales, que realizan un paso más pronunciado entre las distancias cercanas y lejanas. Por su parte, la diferencia con respecto a una lente monofocal radica en la necesidad de gafas para la visión cercana en el caso de vista cansada.

Por lo tanto, por lo general las lentes multifocales proporcionan un mejor calidad visual, aunque cada caso debe estudiarse de forma pormenorizada, puesto que su implantación puede no convenir.

Aun así, podemos afirmar que esta configuración ayuda a las personas con problemas de visión asociados a la edad, especialmente la presbicia, ayudando a corregir la dificultad o incapacidad a la hora de enfocar objetos cercanos. Igualmente, como hemos apuntado, puede ser de gran ayuda para corregir la deficiente visión que suponen las cataratas.

Tipos de lentes multifocales

Las lentes de contacto multifocales pueden ser de muy distintos tipos, en función del diseño empleado. Aun así, lo más habitual es encontrar variaciones en cuanto a diferentes características, por ejemplo, lentes blandas o rígidas, en función del material empleado para su fabricación.

Por otro lado, hay dos tipos principales de diseños. Aunque encontramos otras opciones, el diseño más común se basa en una serie de círculos concéntricos de potencias de lente graduadas para distintas distancias de visión.

Lentes intraoculares multifocales

En cuanto a las lentes intraoculares, hemos de tener presente la posibilidad de intervenir de forma simultánea tiempo la presbicia y las cataratas, por lo general a partir de los 50 años, una edad en la que el proceso de envejecimiento del cristalino ha finalizado. Se trata, en suma, de quitarse las cataratas y, al mismo tiempo, corregir la presbicia con una sola intervención, mediante la introducción de una lente intraocular.

De igual manera, si el paciente tiene problemas de visión tan comunes como el astigmatismo, la miopía o la hipermetropía, también se pueden corregir con estas lentes intraoculares multifocales, al tiempo que se soluciona la lista cansada de forma definitiva. El resultado, si la operación es un éxito, será la eliminación del uso de gafas, tanto de lejos como de cerca, así como de los problemas de visión mencionados.

Al igual que ocurre con lentes progresivos, un tipo de multifocales especialmente útiles para las personas que tienen miopía y presbicia a la vez, la adaptación de los multifocales puede presentar dificultades. Normalmente se logra una adaptación sin problemas, pero para algunos usuarios resultan incómodas incluso después del periodo de adaptación.

Ventajas y desventajas de las lentes multifocales

Aun teniendo múltiples ventajas, como una mejor agudeza visual en diferentes intervalos de distancias y un cambio entre graduaciones más suave, además de evitar las gafas adicionales, hemos de tener presentes los inconvenientes. Entre ellos, los deslumbramientos nocturnos, sus elevados precios (tanto de las gafas como de las intervenciones para su implantación intraocular), así como la dificultad de ajuste, puesto que la visión a diferentes distancias es diferente.

Por último, como especialistas en salud ocular que son, nuestros oftalmólogos deben ser quienes nos ayuden a tomar decisiones con respecto a estos y otros temas relacionados con la salud de nuestros ojos. Tanto a la hora de encontrar las gafas más adecuadas para nuestro problema o problemas de visión como en caso de optar por una corrección quirúrgica, su opinión es fundamental.

Por último, tras adaptarnos a las lentes multifocales es conveniente hacernos una serie de revisiones durante los primeros meses para asegurarnos de que la opción es realmente la idónea. A partir de entonces, si todo resulta satisfactorio, bastará con acudir a revisiones periódicas más espaciadas.

De no estar satisfechos, si lo permite el presupuesto, no dudemos en seguir buscando alternativas hasta dar encontrar una solución personalizada que resulte tan eficaz y práctica como confortable. Junto con el apoyo que proporcionan los ópticos, el oculista nos ayudará a encontrar las lentes que respondan a nuestras necesidades de la mejor manera posible.

Preguntas sobre lentes multifocales

Añadir pregunta

Especialistas en Lentes multifocales recomendados

Publicidad