La terapia breve es un tipo de terapia que busca eliminar los síntomas por los cuales la persona acude pero, también, cambiar las modalidades de construcción de su realidad. La terapia o psicoterapia breve estratégica es breve porque debe contar con 20 ó menos sesiones de terapia psicológica. El psicólogo breve estratégico no sigue un modelo concreto sobre la naturaleza humana, ni las definiciones de “normalidad” o “patología”. Se centra, principalmente, en si un comportamiento es funcional o disfuncional.

En este tipo de terapia es importante el concepto de solución intentada: el sujeto trata de resolver una dificultad utilizando determinadas estrategias que no hacen más que alimentar el problema. Las soluciones intentadas también las pueden llevar a cabo personas del entorno. Por ejemplo: huir de un estímulo que nos atemoriza pero que es inocuo (la huida alimentaría más aún el problema). O que un familiar conduzca por nosotros cuando nos da algo de miedo conducir, no soluciona el problema, sino que lo intensifica.

El psicólogo trata de detectar estas soluciones intentadas, ofreciendo una prescripción al paciente que cuestiona la lógica de la estrategia que está llevando a cabo. La idea es acabar con la persistencia del problema haciendo algo distinto a lo que se ha hecho hasta ahora. La terapia breve estratégica es mucho más compleja de lo que a priori se pueda pensar, ya que tiene en cuenta la lógica que está empleando el paciente en su problema, las personas de su entorno, las estrategias que están elaborando (soluciones intentadas) y, con todo ello, aplica un protocolo de actuación dirigido a resolver la dificultad en cuestión.

Por Rosalía Menéndez (web)

Preguntas sobre terapia breve

Añadir pregunta

Fotos y vídeos sobre Terapia breve

Publicidad

Especialistas en Terapia breve recomendados

Publicidad