Campimetría computerizada

Campimetría computerizada

La campimetría computerizada es una prueba diagnóstica mediante ordenador, que permite al oftalmólogo evaluar el campo visual de un paciente, mediante la cuantificación y análisis de la sensibilidad que tiene la retina al confrontarla a estímulos luminosos variados. 

De forma breve y sencilla, podemos afirmar que es la medida del campo visual realizada a través de un examen que valora las posibles alteraciones del mismo. La noción de campo visual, por su parte, se refiere a la visión periférica. Es decir, el espacio que puede captar el ojo mientras está enfocado en un punto central. 

La campimetría computerizada tiene carácter no invasivo y el paciente lo único que tiene que hacer es pulsar un botón al percibir el estímulo luminoso, que puede ser de diferente tamaño e intensidad.

¿Cuándo se recomienda la campimetría computerizada?

Las pérdidas del campo visual, lógicamente, requieren un diagnóstico oftalmológico, idealmente temprano y para llevarlo a cabo se recurre a este examen, entre otras pruebas que dependerán de cada paciente.

Gracias a este examen se detecta la pérdida de la visión periférica, además de obtenerse un mapa de dicha merma que será de gran ayuda a la hora de orientar el diagnóstico de numerosas patologías, como las enfermedades de la retina, lesiones de la vía óptica o el glaucoma, entre otras enfermedades neuro-oftalmológicas.

En particular, la campimetría es imprescindible en el glaucoma, ya que la pérdida progresiva de fibras nerviosas del nervio óptico afecta al campo visual. En concreto, el diagnóstico del glaucoma debe realizarlo un médico oftalmólogo aplicando distintos métodos de evaluación, entre ellos la campimetría, la medición del grosor corneal o paquimetría o la oftalmoscopia, consistente en la inspección del nervio óptico.

Beneficios de la campimetría

De acuerdo con lo anterior sus beneficios son múltiples:

  • En el caso de pacientes con glaucoma, facilita el seguimiento de la efectividad del tratamiento para detener el avance de la lesión en el nervio óptico. 
  • Permite descubrir alteraciones de manera precoz
  • Permite el diagnóstico de enfermedades o patologías en el nervio óptico, la vía visual y la retina.

Examen de campimetría. En qué consiste

Aunque el examen del campo visual puede realizarse sin herramientas, simplemente con la comparación entre examinador y paciente, un estudio del campo visual utilizando un equipamiento especializado es importante para realizar un buen diagnóstico.

La mera confrontación entre paciente y médico puede ser de utilidad en un primer momento, y de sospecharse anomalías sería necesario recurrir a una prueba más fiable y pormenorizada. En este caso, la técnica de exploración funcional se aplica con un aparato conocido como campímetro y resulta indolora, ya que es mínimamente invasiva y para su realización tampoco requiere de preparación alguna.

El interior del equipo tiene forma esférica y puede ser de tipo mecánico, con el que únicamente se delimita el campo visual, o computarizado, con el que además podemos valora la sensibilidad de la retina mediante un análisis topográfico.

En el examen se examinan los dos ojos al paciente, que permanece sentado frente al aparato. Mientras el oftalmólogo observa uno de los ojos, el otro deber permanecer cerrado, preguntando que el paciente le indique cuándo ve una luz intermitente de distintas intensidades que va apareciendo en distintas áreas del campo visual.

Utilidad de la campimetría computerizada

El examen de la visión lateral o periférica tiene un objetivo práctico, puesto que se trata de una prueba funcional que, de forma general, se utiliza para detectar y valorar las alteraciones del campo visual que presenta el paciente.

En otras palabras, se trata de medir el espacio total que es capaz de captar el ojo en un momento dado, una información que será más o menos pormenorizada en función del tipo de campímetro utilizado.

De forma general, la prueba de la campimetría se suele realizar para descartar posibles alteraciones del campo visual, que pueden ocasionar numerosas alteraciones oculares y neurológicas.

Aunque la sensibilidad sea mayor en la parte central del campo visual, donde dirigimos la mirada, ésta va disminuyendo conforme nos alejamos de esa dirección inicial. Son detalles que podemos captar dentro de nuestro campo visual, si bien no con la misma nitidez que las zonas centrales. Por lo tanto, un defecto en el campo visual va más allá de una simple pérdida de vista.

Por pequeña que sea la pérdida, puede dar información al médico sobre posibles enfermedades de la vista, sobre todo del globo ocular, el nervio óptico o la retina.

Patologías sistémicas detectadas a través de la campimetría

Igualmente, permite poner sobre la pista de patologías sistémicas.

En concreto, la prueba de la campimetría es útil en el diagnóstico de este tipo de enfermedades que, entre otros síntomas, pueden manifestarse como un defecto visual que altere el campo visual. Un ejemplo son las enfermedades vasculares, tan frecuentes como la hipertensión arterial o, por ejemplo, la enfermedad embólica o la oclusión de las venas retinianas.

En este último caso, se trata de un desorden vascular con complicaciones que pueden llevar a la ceguera, si bien para que ello suceda deben darse unas condiciones severas. Serán dicha gravedad la que puede provocar complicaciones que comprometan la visión, por lo que la detección de anormalidades en el campo visual central y periférico es importante para realizar una buena evaluación y tratamiento.

Además de ayudar a diagnosticar el glaucoma, como hemos apuntado, el estudio del campo visual también se utiliza para llevar a cabo el control de su evolución, puesto que esta enfermedad afecta de forma progresiva al campo visual hasta llegar a una fase crítica.

Preguntas sobre campimetría computerizada

Añadir pregunta

Fotos y vídeos sobre Campimetría computerizada

Especialistas en Campimetría computerizada recomendados

Publicidad