Ginecomastia

La ginecomastia es una condición referida al aumento del tejido del seno del hombre, habitualmente relacionado con cambios hormonales en las etapas de la infancia, adolescencia y vejez.

¿Qué es la ginecomastia?

Se trata de una condición que puede ser benigna o, por el contrario, como un síntoma asociada a distintas enfermedades, como el cáncer del seno, de pulmón, de testículos, tumores de la glándula suprarrenal, enfermedades del hígado, el uso de drogas, trastornos tiroideos o síndromes congénitos.

La ginecomastia puede presentarse en diferentes grados, en función del agrandamiento del seno y sus síntomas pueden variar, razón por la que es importante consultar con el especialista.

Síntomas de la ginecomastia 

El principal síntoma de la ginecomastia es el aumento de la glándula mamaria. Aunque suele ser asintomática, si la lesión se desarrolla rápidamente puede aparecer dolor local.

En función de la causa que la produzca, la ginecomastia presentará unos síntomas u otros. A veces, puede producirse secreción de leche a través del pezón, lo que puede ser un indicador de que existe hiperprolactinemia.

La presencia de otros síntomas como la retracción del pezón o la secreción sanguinolenta a través de él deben alertar sobre la posible existencia de cáncer de mama.

Diagnóstico de la ginecomastia

La mayoría de las veces, con la consulta del historial clínico, la exploración física cuidadosa y detallada y un análisis de sangre que incluya información sobre los niveles de hormonas es suficiente para diagnosticar ginecomastia y explicar su causa.

Sin embargo, otras veces es necesario realizar pruebas más complejas, como las pruebas de imagen, útiles para identificar masas sospechosas de cáncer, o las pruebas histológicas, que permiten extraer tejido para analizarlo en el laboratorio.

Causas de la ginecomastia

La ginecomastia por lo general se produce por un desequilibrio hormonal y puede ser un síntoma de algunas patologías.

La causa principal del crecimiento de la mama, como hemos apuntado, es un desequilibrio hormonal, concretamente entre la acción estrogénica y la androgénica en la mama. Es decir, esta alteración no siempre se observa en los niveles hormonales en sangre.

Si bien la mayoría de los casos son de causa fisiológica o desconocida, lo que debe preocuparnos es su posible asociación con algunas enfermedades que pueden producir ginecomastia patológica.

La excesiva producción de estrógenos, una insuficiente producción de testosterona o los fármacos son algunas de las causas principales que pueden producir una ginecomastia patológica

Con respecto al exceso de estrógenos, éstos pueden ir asociados a tumores secretores de estrógenos o sus precursores, así como a enfermedades hepáticas hipertiroidismo, malnutrición o, por ejemplo, insuficiencia renal crónica.

Por su parte, la insuficiente secreción de testosterona puede deberse a causas congénitas o adquiridas a lo largo de la vida, como la quimioterapia o radioterapia, infecciones virales, insuficiencia renal o traumatismos testiculares, entre otras.

Por último, los fármacos son la causa más habitual de ginecomastia secundaria, como podrían ser las hormonas, los antiulcerosos, los medicamentos usados en psiquiatría y neurología, en enfermedades cardiovasculares, antitumorales o antimicrobianos.

Tratamiento de la ginecomastia

El tratamiento será determinado basándose en diferentes factores, como el historial médico, la edad o el estado general de salud, entre otros. Una opción para eliminar el exceso de tejido puede ser la cirugía, y será el especialista el que determine si es recomendable someterse a la misma.

La ginecomastia, el aumento del tamaño de la mama en el varón por desequilibrios hormonales, puede ser un síntoma de distintas patologías. Más allá del problema estético que pueda suponer, es clave estudiar sus causas y someterse a tratamiento.

El tratamiento no solo depende de las causas, sino también de otros factores, como su duración, su gravedad, y la posibilidad de que concurran o no otros síntomas.

El tamoxifeno o el raloxifeno, moduladores selectivos del receptor estrogénico, el danazon y el anastrozol son algunos de los principales fármacos utilizados para la ginecomastia.

Operación de ginecomastia

La cirugía es un último recurso, después de que el tratamiento médico con fármacos no hubiera resultado efectivo. También se suele realizar en casos de cáncer de mama o cuando el problema supone un importante problema psicológico para el paciente. Sin embargo, suele tratarse de un problema benigno que debe revisarse regularmente para realizar el correspondiente seguimiento.

En caso de someterse a procedimiento quirúrgico, existen distintas opciones, entre ellas la liposucción o la cirugía endoscópica. En el primer caso, se disminuyen progresivamente los bordes de tejido y no existen efectos secundarios negativos, mientras la cirugía endoscópica es un procedimiento más reciente que permite extirpar el tejido de forma mínimamente invasiva.

Por último, los tratamientos dependen también de las distintas características del paciente, como la edad y otras características que determinen la edad del paciente.

Preguntas sobre ginecomastia

Añadir pregunta

Últimos artículos sobre Ginecomastia

Ginecomastia en hombres: qué es, causas y tratamiento

Ginecomastia en hombres: qué es, causas y tratamiento
La ginecomastia es el crecimiento excesivo de la glándula masculina. Que la glándula masculina se desarrolle es totalmente normal y ocurre más...
21 de enero de 2013

Publicidad

Especialistas en Ginecomastia recomendados

Publicidad