Las plantillas alivian o corrigen algunas de las patologías del pie, mejorando la calidad de vida del paciente, al permitir caminar sin problemas. En muchas ocasiones las patologías de los pies también repercuten en rodillas, tobillos y caderas, por lo que un adecuado tratamiento por parte del podólogo es fundamental.

Cuando el pie es normal, caminar es una acción que se lleva a cabo sin problemas. Hacerlo nos parece natural, y realmente lo es, pero también es cierto que los problemas pueden estar ahí desde la niñez o surgir en cualquier momento. Ya sea teniendo problemas desde la niñez o de forma sobrevenida, las plantillas pueden ser de gran ayuda para mejorar la movilidad y la calidad de vida del paciente.

¿Cuándo se recomienda el uso de plantillas?

El primer paso, fundamental para determinar la necesidad de utilizar plantillas, es el análisis de la biomecánica de la marcha, que permite detectar problemas que a su vez repercuten en la funcionalidad del organismo.

Su uso está aconsejado en muy distintas situaciones. Entre ellas, cuando se produce un desequilibrio en la postura producto de una lesión o de malos hábitos, así como a consecuencia de una patología, pongamos por caso. Además, puede deberse a un problema hereditario que ocasione deformidades en los pies de forma directa o como resultado de algún problema de salud que lo provoque.

Plantillas en la infancia y adolescencia

La niñez y adolescencia son momentos clave, sobre todo para detectar problemas hereditarios que provocan deformidades en los pies. En estas primeras etapas de la vida, por lo tanto, hay que estar atentos al crecimiento, así como a que las áreas de apoyo estén bien distribuidas y no se tengan dificultades ni molestias al caminar. Incluso se pueden sufrir dolores o molestias sin que el paciente esté deambulando.

En todos estos casos, las plantillas en sí, o los zapatos ortopédicos, férulas del pie y otras formas que puedan adoptar constituyen un remedio eficaz en muchos casos. Bien de forma única o complementaria, con diferentes resultados en función de cada circunstancia.

Plantillas, zapatos ortopédicos y férulas

Los zapatos ortopédicos, plantillas y férulas pueden ser de muy distintas formas, en función de la patología a tratar y, dentro de algunos márgenes, las posibilidades de elección que puedan tener los mismos pacientes.

Por lo general, son soluciones diseñadas a la medida, por lo que su personalización es una de sus principales características. Para ello, una vez determinada la convenciencia de plantillas, el podólogo realiza un examen físico, de la huella del pie y un examen postural. Por lo demás, variarán en función del problema a tratar.

Plantillas y juanetes o dedos en garra

El hallux valgus o juanetes, por poner un ejemplo, así como el agravamiento que suponen los dedos del pie en forma de garra pueden encontrar corrección y alivio gracias a las plantillas, puesto que cambia la estructura del pie y los puntos de apoyo, con el consiguiente dolor, molestias al caminar o callosidades. Igualmente, el esqueleto se resiente por dicha anormalidad, ocasionando otros problemas de salud añadidos.

Las plantillas pueden utilizarse junto con fármacos, si fuesen necesarios, con el fin de optar por un tratamiento conservador, que deje la intervención quirúrgica como última opción. En muchos casos, se consigue una mejora suficientemente satisfactoria.

La integración de las plantillas en el zapato supone ventajas terapéuticas que, en algunos aspectos, también pueden ser también de tipo preventivo. Desde una mejor distribución del apoyo del cuerpo sobre los pies, lo cual reduce el dolor, hasta un proceso de corrección.

Cuando el pie gira hacia dentro o hacia afuera, las plantillas ayudan a recuperar el equilibrio al caminar. O, por ejemplo, son idóneas para reducir los choques al caminar o al hacer deportes, ayudando a minimizar problemas de salud presentes o futuros.

Plantillas en deportistas

Aunque las plantillas pueden reducir o eliminar el dolor y corregir problemas, bien de forma conjunta o alternativa, en el caso de las plantillas que se utilizan para actividades deportivas de tipo amateur o profesional se emplean plantillas de espuma lavables que no son adecuadas para el calzado convencional. El especialista en podología deportiva nos las recomendará.

La razón principal es su mayor grosor, pues están diseñadas para reducir el choque, además de proporcionar el apoyo correcto. Por otra parte, los pies planos o cavos también pueden beneficiarse de las plantillas ortopédicas, garantizando un apoyo eficaz al tiempo que corrigen el problema, sobre todo cuando el pie está formándose.

Entre los materiales utilizados para elaborar plantillas están la fibra de carbono, el polipropileno, y también se realizan ortesis funcionales.

Problemas tratados con las plantillas

Los problemas que pueden ser tratados con plantillas son múltiples: Fascitis plantar, hiperqueratosis, espolón calcáneo, pies planos o pies cavos sintomáticos, dolores lumbares y en las rodillas, dedos en garra, metatarsalgias, dedos en garra, etc. 

Precios de las plantillas, ¿las puede costear la Seguridad Social?

Los precios de las plantillas, calzado ortopédico o férulas no son económicos, variando en función de distintos factores, como los materiales empleados, el tiempo necesario para su fabricación y los aspectos técnicos personalizados que se soliciten.

Si el especialista de que se trate, ya sea traumatólogo o podólogo, etc. las considera necesarias, puede extender una receta que cubra el coste de forma completa o en parte, dependiendo de cada caso. En caso de que no sea así, pero aun así consideremos que necesitamos unas plantillas, los seguros médicos privados pueden tener condiciones más ventajosas.

Igualmente, cómo no, podemos acudir a un podólogo privado y consultar su conveniencia para finalmente, en caso de recomendarlas o dejar a nuestro arbitrio su uso, costearnos nosotros mismos las plantillas.

De hecho, algunas plantillas son optativas, por lo que siempre que no vayan a ser contraproducentes, podríamos llevarlas. A la hora de tomar una decisión puede ser de gran ayuda realizar un pormenorizado estudio biomecánico de los pies para tener datos completos sobre los problemas que es importante corregir. Siempre teniendo en cuenta, cómo no, la interrelación que pudiera existir con otros problemas de salud no podológicos, desde un enfoque multidisciplinar.

Especialistas en Plantillas recomendados

Preguntas y respuestas sobre plantillas

Últimos artículos sobre Plantillas

Opiniones de pacientes sobre plantillas

Opinión sobre Doctor Fernando Pifarré San Agustin 5 El estudio biomecanico de la marcha muy bueno. Se nota que es profesor de biomecanica de la universidad. sus plantillas las mejores de Lerida
Opinión sobre Clínica Podológica M.O. 5 tenia mucho dolor en la rodilla, fui al médico y me mandó antiinflamatorios y no se solucionaba, finalmente fui a la clinica de podología MO y me diagnosticó una condromalacia rotuliana, me hizo...
Publicidad