Cirugía dermatológica

La cirugía dermatológica tiene por objeto tratar mediante intervención quirúrgica aquellas patologías relativas a la piel, mucosas y anexos cutáneos, como uñas y cabellos, que no puedan ser tratadas de forma médica. 

La cirugía dermatológica es una disciplina pujante. No en vano, los dermatólogos realizan a menudo procedimientos quirúrgicos referidos a problemas en la piel, ya sea para tratar la cirugía de cánceres de piel o lesiones benignas, así como cirugía del cuero cabelludo y trasplantes de cabello, entre otras intervenciones de tipo estético.

Lógicamente, antes de llevar a cabo una intervención, estos profesionales del ámbito de la dermatología realizan un diagnóstico preliminar. A partir del mismo, se escoge la mejor técnica para llevar a cabo el tratamiento en cuestión.

¿En qué consiste la cirugía dermatológica?

La cirugía dermatológica consiste en una especialidad médica que trata problemas de salud que afectan a la piel a través de procedimientos quirúrgicos. Desde cirugía de cánceres de piel hasta cirugías para eliminar tumores benignos, como quistes, verrugas, lunares, realizar trasplantes de pelo o, por ejemplo, mejorar la apariencia de la piel.

La eliminación de tumores malignos o benignos, conocida como cirugía de ablación, abarca tres tipos principales de cáncer de piel: el carcinoma basocelular, el más común y menos peligroso, el carcinoma de células escamosas y, en tercer lugar, el melanoma, bastante raro y también especialmente peligroso.

El tratamiento de los tumores, en general, varía en función de distintos factores, como el estado general del paciente, la ubicación, las dimensiones, la agresividad del cáncer y su estado más o menos avanzado.

Por lo general, ante un tumor, el dermatólogo realiza una biopsia del mismo para comprobar y evaluar su malignidad. En caso de que lo sean, éstos suelen requerir tratamiento adicional, por lo que la cirugía será uno de los elementos dentro de un tratamiento que puede llegar a ser multidisciplinar.

Tumores benignos y cirugía dermatológica

Si el tumor es benigno, por lo general se pueden eliminar fáiclmente mediante métodos de cirugía dermatológica. Aunque hay que tener en cuenta que recurrir a la cirugía suele ser una última opción.
Cuando el paso del tiempo hace que algunos de estos tumores cambien de aspecto, los dermatólogos pueden extirparlos mediante una sencilla operación quirúrgica llevada a cabo en apenas unos minutos bajo anestesia local.

Será, por lo tanto, la revisión regular rutinaria a la que nos sometamos anualmente la que permitirá mantener un control sobre los posibles tumores que evolucionen de forma preocupante.

Sobre todo, es importante realizar estos controles en los casos de riesgo. Es decir, aquellos que tienen una historia personal o familiar relacionada con tumores dermatológicos, sin olvidar la recomendación que realizan los profesionales sobre la necesidad de acudir lo antes posible cuando se observe un tumor que experimenta cambios.

Pueden ser cambios casi imperceptibles, por ejemplo en la forma, contorno, color, espesor o aumento. Acudir de forma temprana significa, en buena parte de los casos, obtener un tratamiento exitoso, tanto si se ha de someter al cirugía como si no.

Para decidirlo, el especialista examinará el tumor mediante distintas tecnologías utilizadas para el diagnóstico dermatológico, como la técnica no invasiva conocida como dermatoscopia o, en caso de querer confirmar un diagnóstico dudoso, la biopsia.

Técnicas de cirugía dermatológica

Las técnicas de cirugía dermatológica dependen en buena medida del campo de acción de que se trate, así como de la posibilidad de optar por un enfoque mínimamente invasivo.

Como hemos visto, se trata de una especialidad que abarca áreas muy distintas, entre ellas la cirugía cutánea general, la oncología y lo estético. Aun así, podemos afirmar que el profesional que lleva a cabo las intervenciones es un dermatólogo formado en el manejo de técnicas quirúrgicas específicas para abordar unas u otras áreas.

Las técnicas se orientan a la extracción del tumor en cuestión, así como al aspecto plástico, a la reconstrucción y a la estética. Para ello, se recurre a la cirugía convencional o al láser.

Igualmente, existen numerosas técnicas innovadoras que están empleándose de forma habitual, como las relativas al trasplante de cabello, la dermoabrasión o, por ejemplo, el uso de la toxina botulínica tipo A, el uso de materiales de relleno cutáneos o, entre otras, a cirugía del vitíligo estable.

Por otra parte, aunque los tumores benignos y malignos requieren un abordaje distinto, también es cierto que el empleo de procedimientos modernos que incluyen instrumentos tan precisos como los láseres facilita la tarea a la hora de extirpar con precisión el tejido afectado.

De este modo, se debe lograr un equilibrio entre la eliminación del tejido afectado con la mayor precisión, buscando tanto eliminar lesiones residuales como no extirpar más de lo necesario.

Entre las técnicas de cirugía dermatológica nos encontramos por tanto con la simple extirpación, los injertos cutáneos, los colgajos cutáneos, la lásercirugía, la crioterapia, entre otras. 

Problemas tratados mediante cirugía dermatológica

Algunas de las patologías y problemas tratados mediante cirugía dermatológica son:

Cicatrices, que pueden tener su origen en el acné, varicela, resultados de una operación, etc. 

Tumores de la piel. La cirugía es el principal tratamiento para el cáncer de piel. En este caso es fundamental la intervención por un cirujano especializado, que realice un buen diagnóstico previo, de manera que extirpe la totalidad del tejido afectado, ni menos, ni más, evitando bien posteriores intervenciones, bien cicatrices

Precio de la cirugía dermatológica

Los precios, por último, son muy variables. El campo de la cirugía dermatológica es muy amplio, y lo mismo cabe decir de las distintas técnicas que se pueden utilizar, con lo que los precios dependen en buena parte de estas particularidades.

Además, influirán aspectos como el caso clínico de que se trate y la clínica a la que acudamos, dependiendo de su ubicación, además del prestigio y experiencia de sus profesionales.

Sea como fuere, tengamos en cuenta que algunas de las intervenciones las cubre la seguridad social, y también es posible recurrir a los seguros privados de salud. Por lo tanto, estar informados al respecto es importante para hacer la mejor elección.

Preguntas y respuestas sobre cirugía dermatológica

Fotos y vídeos sobre Cirugía dermatológica

Publicidad