¿Qué es un tumor óseo y cuáles son sus síntomas?

¿Qué es un tumor óseo y cuáles son sus síntomas?

Se conoce como tumor óseo a la proliferación de células dentro de un hueso fuera de lo normal. No todos los tumores óseos son malignos, también puede tratarse de tumores benignos.

¿Cuáles son las causas del tumor óseo?

Se desconocen a día de hoy las causas que originan los tumores óseos. Frecuentemente estos tumores aparecen en zonas del hueso de rápido crecimiento.

Las posibles causas de los tumores óseos incluyen:

  • Anomalías genéticas hereditarias
  • Radiación
  • Lesión

En la mayor parte de los casos, no se encuentra una causa específica de la aparición del tumor.

Tumores óseos benignos y malignos

Los tumores óseos benignos más comunes son los osteocondromas. Que suelen manifestarse en personas entre los 10 y los 20 años de edad.

Los cánceres que se originan en los huesos reciben el nombre de tumores óseos primarios. Por otra parte los cánceres de hueso que se inician en otra zona del cuerpo (como las mamas, los pulmones o el colon) son llamados tumores secundarios o tumores óseos metastásicos.El comportamiento de estos tumores es muy diferente al de los tumores óseos primarios.

Los tumores óseos cancerosos primarios son los siguientes:

  • Condrosarcoma 
  • Sarcoma de Ewing
  • Fibrosarcoma
  • Osteosarcomas

Los cánceres que se diseminan de manera más común hacia el hueso son:

El cáncer de hueso es más común aquellas personas que cuenten con antecedentes familiares de cáncer.

¿Cuáles son los síntomas del tumor óseo?

Entre los síntomas de tumor óseo se encuentran:

  • Fractura ósea, en especial causada por un ligero trauma.
  • Dolor en los huesos que puede empeorar durante la noche.
  • En algunas ocasiones el paciente puede sentir inflamación y notar una masa en lugar donde se encuentra el tumor.

Algunos tumores benignos no manifiestan síntomas.

¿Que pruebas y exámenes se realizan para detectar los tumores óseos?

Se lleva a cabo un examen físico. Entre las pruebas realizadas se incluyen:

  • Nivel sanguíneo de fosfatasa alcalina
  • Biopsia del hueso 
  • Gammagrafía del hueso
  • Radiografía del tórax 
  • Tomografía computarizada del tórax
  • Resonancia magnética del hueso y tejidos circundantes
  • Radiografía del hueso y tejido circundante
  • Tomografía por emisión de positrones (TEP)

Adicionalmente se pueden realizar otras pruebas para el monitoreo del tumor:

  • Isoenzima de la fosfatasa alcalina 
  • Nivel de calcio en la sangre
  • Hormona paratiroidea
  • Nivel de fósforo en la sangre

¿Cuál es el tratamiento del tumor óseo?

En los casos en los que tumor óseo es benigno, muchas veces desaparece de forma espontánea sin requerir ningún tipo de tratamiento. Sin embargo, el médico deberá vigilarlo cuidadosamente, es posible que el paciente requiera exámenes imagenológicos regulares, como por ejemplo radiografías, para observar el tumor y notar si manifiesta crecimiento o por el contrario reduce su tamaño.

En algunos casos, puede ser necesario realizar una cirugía para extirpar el tumor.

Cuando los tumores óseos se han diseminado a otras zonas del cuerpo, el tratamiento dependerá de donde se haya iniciado el cáncer. Es posible emplear radioterapia para la prevención de fracturas y el alivio del dolor. También puede usarse la quimioterapia para prevenir fracturas, la necesidad de cirugía o radiación.

Son muy escasos los tumores óseos que comienzan en el hueso. Posterior a la realización de la biopsia, generalmente es necesario realizar un tratamiento que combine quimioterapia y cirugía. También es posible que el paciente requiera radioterapia antes o después de la intervención quirúrgica.

 

Etiquetado en: Oncólogo