Colesterol

Principal causa de la mortalidad en las sociedades occidentales, las enfermedades cardiovasculares son un serio problema de salud pública que puede combatirse en buena medida con una alimentación más saludable. En particular, con una menor ingesta de grasas, idealmente acompañada de un control del colesterol.

Con respecto a esta cuestión, las especialidades médicas a las que acudir para controlar el colesterol son varias, entre ellas la endocrinología, la cardiología o, por ejemplo, pueden hacerlo los médicos internistas.

La elección dependerá de distintos factores, entre ellos el tipo de patología que se padezca. Por ejemplo, si únicamente se sufre de diabetes, el internista o endocrinólogo pueden hacer el diagnóstico, establecer tratamiento y hacer seguimiento. De igual manera, si además se tiene hipertensión, será más adecuado que lo lleve el cardiólogo.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol, es una sustancia grasa que se produce por el propio organismo, en el hígado y que sirve para la producción de hormonas, para protección de los nervios y para producir tejidos celulares. También se puede obtener de alimentos ingeridos, como la carne, huevos o lácteos. Su impacto sobre la salud puede ser negativo si se tiene en exceso en el organismo.

Controlar el colesterol es importante, es algo sabido, pero tampoco lo conocemos con exactitud. ¿De qué se trata? ¿Cómo lo producimos? ¿Cuáles son los tipos de colesterol, sus síntomas y riesgos?

Empecemos con la definición de colesterol, una grasa natural no soluble en la sangre producida por el hígado en su mayor parte, si bien el resto proviene de la alimentación. Sobre todo, son alimentos ricos en colesterol los productos de origen animal, como los huevos, los lácteos, la carne o el pescado.

Aunque nuestro organismo lo necesita, pues es responsable de distintos procesos vitales, entre ellos la síntesis de la vitamina D o bilis, además de tener un importante rol en la composición de hormonas o, por poner otro ejemplo, constituir la pared de nuestras células.

Tipos de colesterol

Frecuentemente hemos oído hablar de colesterol "bueno" y de colesterol "malo", por lo que trataremos de explicar la diferencia. La suma del colesterol "bueno" o HDL o "malo", el LDL, se denomina colesterol total. ¿Pero, por qué diferenciamos entre colesterol bueno y malo? Para entenderlo hemos de tener en cuenta su insolubilidad en sangre, con lo que son unas partículas de dos tipos denominadas lipoproteínas las que lo transportan. A su vez, son éstas las que nos permiten diferenciar entre el HDL y el LDL.

El denominado colesterol "malo" es el LDL, o lipoproteína de baja densidad, porque está encargada de llevar colesterol al cuerpo. El colesterol "bueno" es el HDL, o lipoproteína de alta densidad, que es la que saca colesterol del flujo sanguíneo. Lo que se busca con cambios en la forma de vida es reducir el colesterol "malo" o LDL, subir el colesterol "bueno" o HDL.

La diferenciación es fundamental a la hora de medir si tenemos demasiado colesterol, por lo que tiene una utilidad diagnóstica importante. Al evaluarlo mediante los correspondientes análisis, los niveles normales de colesterol están por debajo de los 2 g / l, una medida que también corresponde a los triglicéridos.

En concreto, los niveles deseados de colesterol HDL (colesterol bueno) deben encontrarse por encima de 0,35 g/l , mientras los niveles normales de LDL no deberían superar los 1,6 g/l.

Causas y síntomas del exceso de colesterol

Las causas del exceso de colesterol pueden ser de distinto tipo, fundamentalmente los factores genéticos y hereditarios, la alimentación, las enfermedades renales, tiroideas, la diabetes o la tima de determinados medicamentos.

La sensación de tener la boca pastosa y seca, la halitosis, los gases e indigestión y somnolencia después de comer, el dolor de cabeza, problemas en la visión, dolor de cabeza, pérdida de equilibrio y mareos o, por ejemplo, urticaria o prurito en la piel son algunos de los síntomas que nos advierten de un colesterol alto.

Son señales que no se aprecian en etapas iniciales, por lo que la realización de chequeos médicos en los que se incluya un análisis de sangre es fundamental para realizar un diagnóstico temprano. De ello depende, por otra parte, un adecuado control del mismo y también la tan necesaria prevención.

No olvidemos que los problemas de colesterol a menudo avanzan de un modo silencioso, y los trastornos de salud que se derivan de ello pueden comprometer no solo nuestra salud, sino también la propia vida. Por lo tanto, sobran razones para estar pendientes de ello con el fin de equilibrarlo y, en suma, no dejar que avance.

Riesgos del exceso de colesterol

Excesiva concentración de colesterol en el organismo puede incrementar los riesgos de padecer una enfermedad cardiaca, incluído el infarto cardiaco o ataque al corazón, o también un problema cerebrovascular, ambos debidos a que si se acumula colesterol en las arterias, esto puede provocar que las mismas se estrechen, terminando obstruyéndose, provocando el ataque al corazón, si la sangre no llega a los músculos o el accidente cerebrovascular, si no llega la sangre al cerebro.

¿Cómo reducir el colesterol?

Reducir el colesterol cuando existe hipercolesterolemia (niveles superiores a los 2 g/l aconsejados) suele recomendar cambiar de dieta o tomar medicamentos. 

Hábitos de vida saludables y colesterol

La adopción de hábitos de vida saludables son claves para reducir el colesterol, por ejemplo, dejar de fumar, realizar actividades físicas de forma habitual, pérdida de peso, en caso de sobrepeso, ingesta abundante de verduras, frutas, pescado; limitando la ingesta de grasas saturadas, contenidas en alimentos como los huevos, la mantequilla, la piel de las aves, carne roja, etc. 

En primera instancia, se suele aconsejar una dieta saludable y, en caso de fracasar esta opción, se opta por la farmacología.

Sin que ello suponga, por otro lado, que la medicación permita descuidar la alimentación, como es fácil entender. Por otro lado, la medicación ayudará de forma específica o combinada a reducir la asimilación de grasas, así como a reducir el LDL o a aumentar el HDL o colesterol bueno.

Aun así, estas afirmaciones son muy generales, por lo que en modo alguno permiten hacer un autodiagnóstico. Entre otros aspectos a valorar, pongamos por caso, el especialista deberá distinguir entre distintos tipos de hipercolesterolemia, en función de su vinculación o no a los triglicéridos.

Por último, dejemos apuntada la importancia de considerar otros factores de riesgo en la interpretación de la normalidad de los valores. De este modo, si el paciente tiene distintos problemas de salud, el especialista tendrá en cuenta el caso concreto tanto para realizar el diagnóstico como en lo que respecta al tratamiento.

Especialistas en Colesterol recomendados

Preguntas y respuestas sobre colesterol

Opiniones de pacientes sobre colesterol

Opinión de Adoración sobre García Valdés, Alberto 5 He seguido el tratamiento durante 6 meses adelgazando 15 Kgr. Mi salud ha mejorado reduciendo el colesterol y logrando el equilibrio (antes me caía con frecuencia). Estoy agradecida, es la única dieta con la que he logrado un resultado sostenible en el tiempo. Llevo 6 meses de alta.
Opinión de BEATRIZ sobre Doctor Luis Ernesto Gonzalez Solano 1 No hay de eso con este ser.
Opinión sobre Mercedes Santos Reyero 5 Es una gran Profesional soy galo josé amo me visito en Garcia noblejas me gustaría pedir cita con ella para q me haga una valoración sobre el colesterol me mando una pastilla crestor rosuvastatina y me a ido muy bien 3 años pero ahora me la a quitado mi medica x otra y e dejado de tomar xq me...
Opinión de clara eugenia sobre Doctora Maria Gema Godoy Tundidor 4 Llevo 11kg perdidos y me ha bajado el colesterol y la glucosa, me parece muy agradable y te explica todo muy bien, soy capaz de seguir este régimen toda la vida
Opinión sobre Doctora Maria Teresa Padros Olive 1 Lo desconozco
Opinión sobre Doctor Alfonso Cosme Morales Guerrero 5 Totalmente recomendable!Dieta por subida de colesterol en 6 meses perdi 9 kilos y me bajo de 240 a 210 me falta hacer mi última analítica y habré llegado a mi peso saludable.Estoy muy satisfecha por su amabilidad e interés que ha demostrado.
Opinión de Juan sobre Doctor Juan Manuel Carrión Pastor 1
Opinión sobre Doctor José María Pascual Izuel 4 Hace tiempo que voy a su consulta por problemas con el colesterol, puedo decir que no es la alegria de la huerta, pero conmigo siempre ha sido cortes y educado. En general, un trato correcto.
Opinión sobre José Antonio Nieto Cuartero 5 eL MEJOR, con mucho de los médicos que hemos tenido que visitar con un problema de colesterol genético. Desde luego, el médico de nuestra confianza. Un abrazo para él y sus pacientes, Madre de David Lozano
Opinión sobre Hospital Pardo de Aravaca 4 Empecé con el doctor Carrión hace mes y medio y ya llevo 10 kilos menos y ya no tomo la medicación para el colesterol. En breves vuelvo a que me pase a la siguiente fase y me enseñe a mantener. el peso. No hay quejas, buen servicio y método muy efectivo.

Noticias sobre Colesterol

Alimentos que ayudan a bajar el colesterol

Colesterol

El colesterol es una de las grandes preocupaciones de muchos pacientes. Su acumulación y los altos niveles en sangre pueden ser peligrosos, porque aumentan el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, por eso es importante reducirlo cuanto antes siguiendo hábitos físicos, como el ejercicio moderado, y también una dieta sana y equilibrada.

Los endocrinos y expertos en dietética y nutrición, recomiendan seguir un protocolo alimenticio bajo en grasas y que contenga nutrientes básicos que ayudan en la lucha contra el colesterol. Por ejemplo, la avena y los alimentos ricos en fibra pueden reducir el paso del colesterol hacia el flujo sanguíneo. Además, algunos tipos de pescado contienen muchos ácidos grasos Omega 3, que ayudan a combatirlo y los frutos secos ayudan a mantener los vasos sanguíneos saludables.

El aceite de oliva, por su parte, contiene una combinación de antioxidantes que ayudan a bajar los niveles de colesterol en sangre y los alimentos con esteroles vegetales ayudan a su absorción. Esto, combinado con un estilo de vida activo puede ayudar a bajar los resultados que tanto temen muchos pacientes y que pueden ser muy peligrosos a la hora de desarrollar diferentes tipos de enfermedades. Mantener un peso saludable también puede ayudar en esta batalla.

 

Publicidad